Español
  • Français
  • English
  • Español
  • Deutsch
  • 中国人

10 destinos ideales para un fin de semana romántico en Francia

Según muchos viajeros extranjeros, Francia es la tierra del romance. Con su cultura, gastronomía, vinos y la gran diversidad de sus paisajes, el país ofrece muchas oportunidades para una escapada romántica de fin de semana. Y lo menos que podemos decir es que hay para todos los gustos Paseos por la playa, por el bosque, por los viñedos, por la montaña, visitas a monumentos históricos y pueblos con encanto, cenas a la luz de las velas en restaurantes famosos... No cabe duda de que Francia es un lugar estupendo para crear bonitos recuerdos durante un fin de semana romántico. He aquí 10 destinos imprescindibles.

1- Île de Ré, para el placer de ralentizar el tiempo

En Charente-Maritime, la isla de Ré es un destino perfecto para un fin de semana romántico. Hay magníficas playas donde es bueno pasear y bañarse en los días soleados, así como pintorescos pueblos con casas blancas y persianas verdes. Aquí no hay grandes infraestructuras, sólo pequeñas calles por las que pasear de la mano. Un viaje a Saint-Martin-de-Ré es una oportunidad para tomar un helado en el puerto, antes de subir las escaleras del faro de Baleines y disfrutar de una increíble vista de la isla. Un paseo en bicicleta con dos personas es también una oportunidad para maravillarse con los paisajes vírgenes de la reserva natural de Lilleau des Niges. El día termina con una bandeja de marisco y una copa de vino blanco. Para una calma rejuvenecedora, opte por la temporada baja

2- El Valle del Loira, entre el patrimonio y la naturaleza

En el Valle del Loira, el romance es inmediato. Y basta con dar un paseo por el río real al amanecer o al atardecer para darse cuenta de ello. La forma ideal de pasar un fin de semana romántico es pasar una o dos noches en un castillo. En el Château de Brou, cerca de Chinon, o en el Château de Rochecotte, cerca de Saumur. Para vivir un momento inolvidable con su pareja, nada como subir a bordo de un globo aerostático y sobrevolar los verdes paisajes del Jardín de Francia. También podrá admirar el patrimonio desde lo alto, sobre todo el castillo de Chenonceau, y disfrutar de una buena copa de vino del Loira. En los bosques estatales de Loches u Orleans, el otoño es una estación para dar hermosos paseos rom ánticos con las hojas de los árboles cambiando de color.

3- Kaysersberg, casas de madera y viñedos

Con sus coloridas fachadas de madera, los pueblos alsacianos ofrecen un escenario idílico para una escapada romántica. Kaysersberg es uno de ellos. Para aprovechar al máximo, puede dejar sus maletas en una habitación de huéspedes, antes de ir a descubrir las joyas del municipio: callejuelas pintorescas, un puente fortificado sobre el Weiss, la iglesia de la Invención de la Santa Cruz de Kaysersberg y muchas otras joyas del patrimonio. La subida al castillo revela una agradable sorpresa al llegar a la cima, la de una vista sin obstáculos del pueblo que se funde con los verdes viñedos. Estos últimos ofrecen hermosos paseos románticos: a pie en la ruta del vino de Schlossberg, o en bicicleta en un tramo de la Ruta del Vino de Alsacia. Esta es una oportunidad para brindar por el amor en un productor local.

4- Annecy, fusión junto al lago

Apodada la "Venecia de los Alpes", Annecy está destinada a inspirar y fascinar a los amantes. Ofrece un entorno encantador para un fin de semana romántico. En el casco antiguo, los coloridos edificios a lo largo de los canales le dan un encanto intemporal. Annecy también cuenta con un Pont des Amours (Puente del Amor) entre los Jardines de Europa y la Esplanade du Pâquier. El lugar perfecto para intercambiar un beso. El lago, con sus aguas translúcidas, es un reclamo para interminables paseos a pie o en bicicleta, sin olvidar planificar un viaje en barco en los días soleados. ¿Y qué puede ser más romántico que escaparse un rato a las montañas de los alrededores? A continuación, podrá detenerse en los más bellos miradores para abrazarse y contemplar las vistas.

5- Èze, ¡qué vista!

En el corazón de los Alpes Marítimos, entre Niza y Menton, Èze es claramente uno de los lugares más bellos de la Costa Azul. Este pueblo situado en un promontorio rocoso se asoma al Mediterráneo y ofrece unas vistas impresionantes. Para los amantes, es un puro placer perderse por las empinadas calles del casco antiguo, con sus fachadas ocres, su abundante vegetación y sus antiguos letreros. Por supuesto, también puede aprovechar para comer o cenar en uno de los restaurantes y disfrutar de la gastronomía provenzal. Otro lugar que se presta muy bien a un paseo romántico en la comuna es el Jardin Exotique. Aquí podrá descubrir plantas de todos los continentes con la ventaja añadida de una vista excepcional de la Riviera.

6- Calvi, la belleza irrefutable de Córcega

¿Volar a Córcega durante un fin de semana? Una muy buena idea para disfrutar de una estancia romántica. Empieza tomando un café a primera hora de la mañana en el puerto deportivo, con el sonido de los barcos y otras embarcaciones chapoteando en las aguas. A continuación, podrá explorar el patrimonio de la ciudad recorriendo las estrechas calles de la ciudadela y deteniéndose a admirar la Catedral de San Juan Bautista y el cuartel Sampiero. Con su clima suave durante gran parte del año, la estancia en Calvi siempre es propicia para los paseos bucólicos. Llevan al faro de la Revellata, que ofrece la sensación de estar solo en el mundo. Sin olvidar la paradisíaca cala de Sainte-Restitude y el bosque de Bonifatu, donde las pasarelas suspendidas contribuyen a la magia del entorno.

7- París, porque es la ciudad del amor

Es difícil hablar de una escapada romántica en Francia sin mencionar la capital francesa, ¡la ciudad del amor por excelencia! El Parque Monceau, los Jardines de Luxemburgo y la Isla de la Cité respiran romanticismo. Sin olvidar Montmartre y su ambiente de pueblo en la ciudad. Por la noche, puede llevar a su pareja a la Ópera Garnier, o cenar en una barcaza por el Sena. Al día siguiente, a primera hora de la mañana, puede planear un brunch en el Marais, antes de disfrutar de un último paseo por el Sena y cruzar uno de los puentes más bonitos de París, el Pont des Arts.

8- Giverny, el amor hecho en Normandía

En Giverny, el maestro del impresionismo Claude Monet dijo que la luz es como en ningún otro lugar. La visita a la casa del pintor y a los jardines es inevitablemente el punto culminante de este fin de semana romántico, especialmente cuando se pasa por el estanque de nenúfares. Giverny es también un magnífico pueblo por el que es bueno pasear, sea cual sea la época del año. Pasamos por la iglesia de Sainte-Radegonde, el antiguo hotel Baudy, donde se han alojado muchos pintores americanos, y luego nos tomamos el tiempo de entrar en las galerías de arte. Terminamos con el Museo Impresionista, porque la historia de este movimiento y los colores de los cuadros también tiñen de romanticismo la estancia.

9- Saint-Guilhem-le-Désert, ambiente medieval y senderismo

Para un fin de semana romántico, uno puede imaginarse fácilmente ir a un pueblo encantador rodeado de una naturaleza grandiosa. En el Hérault, Saint-Guilhem-le-Désert brilla en medio de las colinas. Puede tomarse su tiempo para pasear por las calles medievales, entrar en las tiendas de los artesanos y detenerse al pie de una de las numerosas fuentes para abrazarse. La visita a laAbadía de Gellone, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, es otro de los puntos fuertes de este fin de semana bajo el signo del amor. Es una obra maestra del arte románico del Languedoc. Alrededor del pueblo, las gargantas del Hérault invitan a perderse en el corazón de este suntuoso paisaje. El Puente del Diablo, que data del siglo XI, es el punto de encuentro ideal para tomarse un selfie.

10- La Roque-Gageac, para un beso en el acantilado

Situado en el departamento de Dordoña, La Roque-Gageac está clasificado como uno de los Pueblos más Bonitos de Francia. El ambiente es todo lo romántico que se puede desear al observar las casas doradas con sus tejados de lazo reflejados en las aguas del río. La pequeña iglesia de Notre-Dame, el castillo de La Malartrie, el palacete fortificado de La Tarde, todos estos elementos del patrimonio atraen la mirada de los enamorados. El paseo romántico continúa con una visita a los impresionantes acantilados que albergan los restos de una fortaleza construida en el siglo XII. La vista sobre el valle de la Dordoña es majestuosa. Y como La Roque-Gageanc no deja de sorprender, la villa también cuenta con un magnífico jardín exótico con palmeras, plátanos, bambúes, cactus y otras higueras.

Para más información:
7 actividades imprescindibles en Lille este invierno
Disfrute de un agradable viaje en moto por la región de Tourcoing
Mesas excepcionales en Burdeos
20 sitios para ver Francia a lo grande
10 razones para visitar Suecia este invierno
5 destinos en Francia para descubrir acampando en 2023
10 actividades que no debe perderse en Costa Rica
Los 15 parques nacionales más bonitos de Canadá
Fin de semana en Disneyland París: 5 experiencias para prolongar la magia
Envíe una reseña