La Navidad es siempre la ocasión de descubrir el mundo mágico de algunos de los más bellos castillos de Francia. Para las fiestas, el castillo de Carouges también se viste con sus mejores galas. Es una oportunidad para descubrir la historia de esta joya del patrimonio normando, todo de ladrillo y donde la misma familia vive desde hace más de siete siglos. El público descubrirá el arte de vivir de los Carrouges y admirará los salones, las antecámaras, la vajilla de latón de la cocina, el juego de mesa, sin olvidar el abeto del comedor. La capilla, normalmente cerrada al público, también estará abierta. Un bello momento a vivir para los que están de paso por elOrne. Más información en la página web del Château de Carrouges