Este parque nacional es el más conocido de Chile, quizás también el más hermoso. El desarrollo turístico de la región de Magallanes depende en gran medida de ello. Es uno de los destinos más populares para los extranjeros que visitan el país. El parque (declarado Reserva de la Biosfera por la Unesco en 1978) tiene una superficie de 227.298 ha. Se encuentra entre el Campo de Hielo Sur y la estepa patagónica. Las diferentes zonas que componen la zona disfrutan de un clima especial resultante de la combinación de las influencias de la altitud, el relieve y los glaciares.

La historia. El primero en aventurarse en la región fue Santiago Zamora (1870-1890), quien se convirtió en un verdadero experto en la zona. En los años 1879-1890, el gobierno de Chile envió al explorador Tomas Rogers a trazar un mapa del área. La historia registra que los primeros turistas que visitaron el Paine fueron Lady Florence Dixie y sus amigos en 1879. Luego los científicos aterrizaron, incluyendo a Otto Nordenskjöld (1895) y Carl Skottberg (1908). El británico Walter Ferrier obtuvo en 1896 el permiso para establecerse entre los ríos Paine, Serrano y Grey (al noroeste del Lago del Toro, en el actual sector Serrano): como recuerda un cartel a la entrada de la administración del parque, el último propietario del terreno, el italiano Guido Monzino, lo cedió al gobierno chileno en 1976.

La primera mitad del siglo XX vio la expansión de la ganadería y la aparición de varias estancias, ahora rehabilitadas para el turismo. Esta ganadería intensiva era terrible para la fauna y la flora, y los agricultores quemaban la tierra para fomentar el crecimiento de su ganado. Varios incendios motivaron a las autoridades a crear un parque nacional, el 13 de mayo de 1959: el Parque Nacional de Turismo Lago Grey, con una superficie de 4.332 ha.

El nombre de "Torres del Paine" fue dado en 1961, cuando se hizo la primera amplificación. Dentro del parque sólo hay una propiedad privada, la estancia Cerro Paine, que sigue cultivando ganado y ha sido convertida en una hostería, muy popular entre los viajeros.

Por cierto, el nombre paine proviene de una palabra tehuelche (la etnia indígena que habitaba en la vertiente oriental de los Andes), que significa "azul". No tendrás problemas para entender por qué: este color domina los valles, lagos, rocas y glaciares.

Descripción. El parque ofrece una geomorfología única en la Patagonia. Su centro es el macizo del Paine que se extiende por más de 400 km². Si se observa el macizo de la orilla sur del lago Nordenskjold, se descubren varios de sus picos más altos, a saber, de oeste a este, los tres Cuernos, el más alto de los cuales se eleva a 2.600 m, y las tres Torres del Paine, el más alto de los cuales se eleva a 2.850 m. El pico más alto del macizo es el Paine Grande, que se eleva a 3.050 m.

El parque también se caracteriza por sus glaciares: Glaciar del Francés, Glaciar Grey, Glaciar Dickson... El más visitado sigue siendo el Glaciar Grey, que es uno de los extremos sur del Campo de Hielo Sur. A veces, enormes bloques de hielo se alejan del lago del mismo nombre y flotan en el lago. Sin embargo, los glaciares Geike y Tyndall, un poco más al sur en el Parque Bernardo O'Higgins, son mucho más impresionantes. Se puede acercar al Geike: es uno de los paseos más hermosos de la región.

La flora y la fauna son de gran riqueza. Muchos guanacos se encuentran y migran a diferentes partes del parque dependiendo de la temporada. Otras especies comunes son los ñandúes y varios tipos de zorros, algunos muy hambrientos y tan acostumbrados a ser alimentados por los turistas que vagan como almas en pena cerca de las torres de vigilancia más concurridas. Más raros y difíciles de observar son los pumas y el huemul, de la familia de los ciervos en peligro de extinción. En las orillas de los lagos, se pueden observar cisnes y una multitud de aves. Los restos más famosos, por supuesto, son los del cóndor, cuyo grácil vuelo encanta a la vista.

El parque es también una zona de pesca deportiva; sus lagos y ríos son ricos en salmónidos (para obtener permisos, póngase en contacto con la sede de la administración del parque). En las zonas esteparias del parque, la flora está dominada por un pequeño arbusto llamado coirón. Las zonas boscosas son de tipo magallánico, ricas en especies autóctonas del género Nothofagus o "falsas hayas" (lenga, ñirre, coigüe).

La mejor época para visitar el parque es entre finales de diciembre y finales de marzo, las temperaturas son apreciables y los días son muy largos. Sin embargo, noviembre puede ser hermoso, y está mucho menos lleno de gente. En general, el clima es muy variable en esta región: ya hemos visto tormentas de lluvia a mediados de febrero, y en general las condiciones climáticas son más estables a mediados de julio. Si hace más calor en verano, de todos modos, como en toda la Patagonia, también hay más viento. Piénsalo. Para terminar, una precisión: para evitar la horda de turistas, es simple, hay que caminar temprano y no dudar en caminar por caminos menos transitados.

El parque llegó a los titulares el 17 de febrero de 2005, cuando un desafortunado turista checo prendió fuego a unas 14.000 hectáreas de bosque mientras acampaba en un lugar no autorizado cerca de la Laguna Azul. Descubrirá la magnitud del desastre entrando por la Laguna Amarga, antes de llegar a la Hostería Las Torres.

Los lugares imprescindibles Parque Nacional Torres Del Paine

Direcciones inteligentes Parque Nacional Torres Del Paine

Buscar por categoría:

Organice su viaje Parque Nacional Torres Del Paine

Transporte
  • comp_pv_maritime
Alojamiento
  • Encontrar un hotel
  • Alquiler de vacaciones
  • Alquiler Airbnb
  • Encuentra tu camping
Estancias
  • Viajes a medida
Servicios / Presencial
  • Actividades de Airbnb
  • Reserva una mesa
  • Actividades y visitas

Fotos Parque Nacional Torres Del Paine

Opinión