Saint-Flour se divide en dos partes: la ciudad "baja" y la ciudad "alta". ¡Recuerda esto si le preguntas a los locales por las direcciones! Cuando vienes del norte de Auvernia, a través de la autopista A75, es difícil no ver las altas torres de su catedral encaramadas en su promontorio de basalto. La ciudad en sí merece una visita: callejones medievales, murallas, mansiones del siglo XV, el Puente Viejo... La piedra volcánica puede dar la impresión de endurecer el lugar, pero su color oscuro revela especialmente un carácter típico y ofrece un patrimonio construido excepcional. Vistas notables del campo circundante enriquecen este paisaje. Pero no creas que lo has visto todo después de visitar la ciudad: Saint-Flour y su país se llaman Pays d'art et d'histoire, con sus pintorescos pueblos como Chaliers o Sailhant. A unos pocos kilómetros, se pueden descubrir las salvajes gargantas de Truyère, dominadas por el viaducto de Garabit y el Château d'Alleuze. Para los deportistas, ¡bienvenidos! Estás en una tierra de caminatas e incluso de ciclismo de montaña, con no menos de 35 circuitos marcados con la etiqueta VTT-FFC. En verano, déjese llevar por el ambiente de las fiestas de los pueblos, los mercados del campo y los grandes eventos culturales como el Festival de las Tierras Altas (finales de junio) o la Festa del Païs (principios de agosto).

Los lugares imprescindibles Saint-Flour

Organice su viaje Saint-Flour

Transporte
  • comp_pv_maritime
Alojamiento
  • Encontrar un hotel
  • Alquiler de vacaciones
  • Alquiler Airbnb
  • Encuentra tu camping
Estancias
  • Viajes a medida
Servicios / Presencial
  • Actividades de Airbnb
  • Reserva una mesa
  • Actividades y visitas

Fotos Saint-Flour

Opinión