Entre Montmorillon y Poitiers, Lussac debe su nombre a Lucio, su antiguo propietario romano. Es una tierra de arqueología muy reconocida, ya que nada menos que doce yacimientos excavados desde 1836 atestiguan la ocupación del territorio desde la Prehistoria. Los principales yacimientos son la cueva de La Marche, descubierta en 1937, y la Grotte des Fadets, descubierta en 1865. El Museo de la Prehistoria, alojado en los locales de La Sabline, organiza visitas periódicas. Recientemente, un residente local donó al museo un tesoro de 184 monedas de plata con la efigie del "Príncipe Negro" que gobernó Aquitania de 1362 a 1372, durante la Guerra de los Cien Años. En cuanto a los castillos... aquí sólo hubo uno, construido en el siglo XII, del que hoy quedan muy pocos restos. Uno no se va de Lussac sin haber degustado una buena comida y haber descubierto la hermosa sala de las Orangeries, una mesa que no hay que perderse en ningún caso.

Qué ver / Qué hacer Lussac-Les-Châteaux

Organice su viaje Lussac-Les-Châteaux

Transporte
  • Reserva un tren
  • comp_pv_maritime
Alojamiento
  • Encontrar un hotel
  • Alquiler de vacaciones
  • Alquiler Airbnb
  • Encuentra tu camping
Estancias
  • Viajes a medida
Servicios / Presencial
  • Actividades de Airbnb
  • Reserva una mesa
  • Actividades y visitas

Fotos Lussac-Les-Châteaux

Actualmente no hay fotos para este destino.

Para descubrir en el Petit Futé
Opinión