Después de las invasiones bárbaras del siglo IX, los habitantes de Durinum (Saint-Georges de Montaigu) se refugiaron en un sitio más fácilmente defendible, un mons acutus, es decir, una montaña afilada. Durante la Edad Media, las fortificaciones defensivas del castillo de Montaigu pasaron de la madera a la piedra. Al mismo tiempo, la ciudad se expandió en las inmediaciones de las defensas del castillo. La planificación urbana concentrada del casco antiguo con sus calles estrechas y callejones irregulares se fue formando gradualmente durante la Edad Media. A finales del siglo XV, el rey Luis XI, temiendo las fuerzas bretonas, animó a su primo y señor de Montaigu, Luis de Belleville, a fortificar la ciudad. Frente a la situación geográfica estratégica, en la frontera de Bretaña y en el camino real de norte a sur de Saint-Malo a Saintes, el rey Luis XI compró el castillo y la ciudad de Montaigu en 1473, que se convirtió en una ciudad real. Por orden del rey, se llevaron a cabo grandes trabajos de defensa: limpieza del foso del castillo, refortificación de las murallas del castillo, excavación del foso de la ciudad, construcción del monumental (y famoso) dique de piedra... Durante la Revolución, la ciudad fue uno de los semilleros de ideas revolucionarias en una región fuertemente monárquica y católica. Varios Montacuitanos se distinguieron en esa época. El siglo XIX fue un periodo clave en el desarrollo industrial de la ciudad, que hoy en día es un importante centro económico de la Vendée.

Qué ver / Qué hacer Montaigu

Organice su viaje Montaigu

Transporte
  • Reserva un tren
  • Travesía marítima
Alojamiento
  • Encontrar un hotel
  • Alquiler Airbnb
  • Alquiler de vacaciones
  • Encuentra tu camping
Estancias
  • Viajes a medida
Servicios / Presencial
  • Actividades de Airbnb
  • Reserva una mesa
  • Actividades y visitas

Fotos Montaigu

Actualmente no hay fotos para este destino.

Para descubrir en el Petit Futé
Opinión