Español
  • Français
  • English
  • Español
  • Deutsch
  • 中国人

5 buenas razones para descubrir el pueblo de Roquebrun y sus viñedos

Situado en la entrada sur del Parque Natural Regional de Haut-Languedoc, Roquebrun es un encantador pueblo medieval del departamento de Hérault. Además de revelar un bello patrimonio conservado y renovado, está situado en el corazón de un entorno natural extraordinario, entre el río Orb que fluye a sus pies y el valle circundante del mismo nombre. Los paisajes son de una belleza impresionante, y es en estas fértiles tierras occitanas donde los viticultores trabajan varias variedades de uva de calidad que dan lugar a los suculentos vinos de la AOC Saint-Chinian-Roquebrun. Para una estancia de enoturismo con encanto, he aquí 5 buenas razones para visitar el lugar apodado "La pequeña Niza de Languedoc"

1- Descubrir un pueblo medieval lleno de encanto

Roquebrun es, sobre todo, un espléndido pueblecito del Hérault donde es bueno alojarse. Situada en una ladera, orientada al sur, es agradable pasear por sus calles y callejones medievales que revelan hermosas fachadas de color ocre y un patrimonio que no deja de revelar su larga historia. Varios pueblos han dejado aquí su huella: trogloditas, romanos, carolingios y cátaros. Durante un paseo, hay que visitar la iglesia de Saint-André de Roquebrun, subir a las alturas para admirar la torre carolingia, antes de volver a bajar al Orbe para ver algunos molinos y cruzar el puente que salva el río. Roquebrun es un pueblo en armonía con la naturaleza. Es un lugar en el que puede relajarse en la playa en los días soleados, o ir a los miradores del pueblo, que ofrecen magníficas vistas panorámicas de las verdes colinas del Parque Natural Regional del Haut-Languedoc.

2- Hermosos paisajes para disfrutar de mil maneras

Los paisajes que rodean el pueblo de Roquebrun son tan bellos que son una llamada constante a disfrutar de la naturaleza. Un territorio que se beneficia de una generosa cantidad de sol durante todo el año, se dan todas las condiciones para ir a explorar una parte del Parque Natural Regional del Haut-Languedoc. Para los amantes de las actividades al aire libre, los alrededores de Roquebrun son un pequeño paraíso. Se puede hacer senderismo y llegar a los viñedos situados en las alturas, tomar rutas en bicicleta de montaña para atravesar los bosques y el valle ondulado donde la vegetación florece en abundancia, y luego subir a bordo de un kayak para deslizarse por el Orbe y variar entre pasajes tranquilos y otros un poco más agitados

3- El descubrimiento de un terruño único

El hecho de que Roquebrun y sus alrededores estén bañados por el sol es una de las razones por las que el cultivo de la uva se ha llevado a cabo desde la antigüedad con los griegos y los romanos. La otra razón es la presencia de un suelo esquistoso, que ofrece la posibilidad de que las raíces de las vides se infiltren en las grietas y vayan a buscar el suministro de agua de lluvia hasta 8 metros de profundidad. Los suelos de esquisto de los alrededores de Roquebrun almacenan agua y retienen el calor, lo que permite que las uvas crezcan en condiciones óptimas y, como dicen los viticultores locales, que maduren por la noche mientras duermen. Son estas condiciones particulares las que han permitido a Roquebrun y a su territorio forjar un terruño único, y que la vegetación mediterránea florezca. Para hacerse una idea de las especies que crecen en la zona, puede visitar el Jardín Mediterráneo, un maravilloso espacio donde podrá descubrir la flora y las especies típicas del Mediterráneo con palmeras, suculentas, cactus, limoneros, naranjos y plantas exóticas.

4- Una estancia en la tierra de los viticultores

Porque en Roquebrun, un gran vino resulta de una uva irreprochable, los viticultores de la Cave de Roquebrun trabajan lo más cerca posible de la naturaleza y tienen en cuenta el respeto del medio ambiente. Desde la poda hasta la recolección a mano, cada paso se lleva a cabo meticulosamente. La presencia de una estación meteorológica en la finca y el trabajo en colaboración con un ingeniero agrónomo permiten también una cultura razonada. Todo está dispuesto para controlar perfectamente la evolución de la planta y respetar su desarrollo a lo largo del año y de las estaciones. El resultado son vinos de gran calidad que los visitantes disfrutarán degustando. Los viticultores de la Cave de Roquebrun han recibido la etiqueta de Alto Valor Medioambiental (HVE), que premia la aplicación de prácticas agrícolas más ecológicas

5- Degustación de vinos típicos y auténticos

Una estancia en Roquebrun es una oportunidad para participar en la degustación de vinos locales Para ello, la Cave de Roquebrun espera a los visitantes en su finca para una inolvidable degustación de sus vinos. La selección de parcelas de viñas viejas, la maceración en racimos enteros, la crianza de las añadas en 900 barricas de roble francés, permiten la producción de vinos de alta calidad, especialmente tintos potentes y elegantes. Las variedades de uva emblemáticas para los vinos tintos son Syrah, Mourvèdre, Grenache Noir y Carignan, mientras que para los rosados se utilizan Syrah y Grenache. En cuanto a los vinos blancos, destacan el roussanne, el viognier y la garnacha blanca. La presencia de esquisto en el suelo confiere a los vinos una agradable mineralidad en boca. La Cave de Roquebrun produce 4 denominaciones: AOC Saint-Chinian-Roquebrun, Saint-Chinian, Languedoc e IGP Pays d'Oc. Suficiente para variar los placeres en la boca.

Para más información:
3 cosas que no debe perderse en sus vacaciones en Córcega
10 destinos ideales en el mundo para unas vacaciones románticas
Las 10 vistas más Instagrammables de Europa
Las 10 vistas más Instagrammables de Francia
10 buenas razones para ir a Leipzig esta Navidad
Las cosas más bonitas para explorar en Navidad en la región del Gran Este
3 destinos ideales para una estancia en un camping tranquilo y familiar
10 cosas que hacer en una escapada navideña a Figueres
Los 3 fuegos artificiales más bonitos de Francia
Envíe una reseña