La exposición titulada "Un Palacio para el Emperador. Napoleón I en Fontainebleau" pone de relieve la labor del emperador en el famoso castillo, lugar en el que pasó muchas estancias y al que estaba profundamente apegado. En particular, ordenó su renovación cuando el Papa Pío VII acudió a coronar al futuro emperador. A través de un evento que reúne más de 200 obras, el público podrá descubrir cómo Napoleón invirtió el castillo de Fontainebleau, lo acondicionó y también cuáles fueron sus principales proyectos para el edificio, incluidos los que fueron abandonados a su caída. Más información en el sitio web del Castillo de Fontainebleau.