Petit Futé
Español
  • Français
  • English
  • Español

10 ciudades famosas por sus especialidades gastronómicas

"¿Cómo se puede gobernar un país en el que hay 246 variedades de queso?", dijo De Gaulle. La gastronomía es una parte integral del descubrimiento de las ciudades de Francia y sus regiones. La cocina francesa es rica, variada y reconocida en todo el mundo. Muchas ciudades del país han desarrollado sus propias especialidades culinarias, hasta el punto de que a veces son verdaderos emblemas de la ciudad. De norte a sur y de oeste a este, he aquí 10 ciudades francesas famosas por sus especialidades. Esto le dará grandes ideas de viajes para descubrir el patrimonio, aprovechar la oferta cultural y, por supuesto, hacer algunas paradas gastronómicas para saborear los productos que enorgullecen a los lugareños.

1- Dijon y su mostaza

Fue una familia de Dijon, los Naigeons, quienes en el siglo XVIII reintrodujeron los métodos ancestrales de elaboración de la mostaza de Dijon, haciéndola no con vinagre sino con zumo de uva verde, el verjus. Condimento típico de Dijon, la mostaza ya era muy popular en la época de los duques de Borgoña. Sigue siendo apreciado hoy en día, donde acompaña a muchos platos y es indispensable en ciertas recetas. Hoy en día, cuando se visita Dijon para aprovechar el bello patrimonio de la ciudad y su atractivo, no puede faltar una excursión de un día a Beaune para visitar la fábrica de mostaza Fallot, una de las últimas grandes fábricas familiares de mostaza de Borgoña. Se ofrecen talleres para hacer su propia mostaza, y verá que el producto está disponible en muchas formas diferentes

2- Le Mans y sus rillettes

Conocida en todo el mundo por las famosas 24 horas de Le Mans, la ciudad de Sarthe es, sin embargo, una ciudad encantadora para visitar, especialmente la Cité Plantagenêt, una parte medieval rica en monumentos y fachadas de madera. Aunque existe una pequeña guerra entre Le Mans y su vecina Tours en cuanto al origen de las rillettes, la ciudad del País del Loira las ofrece por doquier, para disfrutarlas sobre una buena rebanada de pan y con pepinillos. Le Mans también cuenta con varias especialidades cárnicas, como la marmite sarthoise, una receta a base de conejo, pollo, setas, zanahorias y coles, acompañada de un vino blanco seco de la zona.

3- Bayona y su jamón

Bayona, la capital del País Vasco francés, es conocida por sus famosas fiestas rojas y blancas La ciudad es también una tierra gastronómica donde se puede degustar un delicioso pastel vasco y, sobre todo, un jamón reconocido en todo el mundo El jamón de Bayona tiene una indicación geográfica controlada y sólo se produce en la cuenca del Adour, es decir, en el departamento de los Pirineos Atlánticos y sus cantones vecinos. En Bayona, el jamón local se puede degustar en los platos de los restaurantes, en los pintxos como aperitivo y también se le dedica un museo: el Museo del Jamón de Bayona en la Casa Aubard.

4- Ambert y su queso fourme

Ambert es una encantadora subprefectura del Puy-de-Dôme, históricamente conocida por sus fábricas de papel. Fue un importante centro de difusión de ideas en la época de la Reforma. Hoy en día, debe su fama a su suculenta especialidad: la Fourme d'Ambert. Este queso de pasta azul, protegido por la etiqueta AOP, es uno de los más antiguos de Francia. Se dice que César, antes de ir a Gergovia, incluso se detuvo en Ambert para probarlo El Fourme d'Ambert es un queso de Auvernia que puede disfrutarse tanto al final de una comida como en una quiche, una ensalada o fundido sobre una buena rebanada de pan tostado. También es ideal con una copa de vino tinto

5- Aix-en-Provence y sus calissons

Para los amantes de la historia, deben saber que la calisson de Aix se remonta al siglo XV, en la época del rey René. Se dice que el pastelero de esta última había elaborado esta receta para impresionar a la reina Juana el día de su boda. Los llamó "di calin soun", que significa "son mimosos" en provenzal. El calisson es un dulce hecho de pasta de frutas, melón confitado y almendras trituradas y cubierto con un glaseado. Mientras pasea por el corazón del casco antiguo, después de haber recorrido el Cours Mirabeau o la hermosa Place de l'Hôtel de Ville, es imposible no detenerse en una tienda para degustar la calisson deAix-en-Provence, que forma parte del patrimonio vivo de la ciudad

6- Espelette y su guindilla

Aunque originalmente procede de las Antillas, este pimiento rojo fue cultivado por los habitantes del pueblo del País Vasco a partir del siglo XVII. Hoy en día, se puede encontrar en todas partes de la ciudad: colgando de las fachadas y balcones de las casas después de haber sido secado al final del verano, en los platos servidos en los restaurantes y en las tiendas gourmet. Tras ser utilizado por sus virtudes medicinales y luego para conservar la carne y el jamón, hoy es un elemento clave de la cocina vasca. La Unión Europea le ha concedido incluso una AOC (Appellation d'Origine Contrôlée). Un consejo: no se pierda un paseo por las bonitas y típicas calles deEspelette durante el fin de semana de octubre, cuando se celebra la ineludible Fiesta del Pimiento

7- Saint-Émilion y su vino

¿Cómo no dejarse seducir inmediatamente por este espléndido municipio de la Gironda? Fundada en el emplazamiento de un monasterio del siglo VII, Saint-Émilion es ahora Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO por sus numerosos monumentos históricos y sus viñedos de renombre mundial. La ciudad medieval ofrece un auténtico viaje en el tiempo y una multitud de tiendas ofrecen la posibilidad de salir con unas cuantas botellas de grandes vinos en la cesta. También podrá descubrir las diferentes etapas de la producción de su vino tinto AOC en los numerosos châteaux de la zona. Los jardineros en ciernes se irán incluso con una pequeña rama de vid para cultivar

4- Neufchâtel-en-Bray y su queso

Francia es un país conocido por su gran variedad de quesos. Entre ellos se encuentra el Neufchâtel, un queso elaborado con leche cruda de vaca que pertenece a la familia de los quesos blandos de corteza hinchada. Tradicionalmente se presenta en forma de corazón, pero también puede encontrarse en forma redonda o cuadrada. Su nombre se debe a que se elabora en los alrededores de Neufchâtel-en-Bray, en la región de Bray, en Normandía. La ciudad es ahora una ciudad nueva, ya que fue destruida en gran parte por las Guerras de Religión y la Segunda Guerra Mundial. Neufchâtel tiene una AOC desde 1969 y se disfruta mejor con un buen pan y un vaso de sidra, oporto viejo o vino de Burdeos. También puede hornearse y comerse sobre una tostada.

2- Montélimar y su turrón

Entre Valence y Avignon, Montélimar abre las puertas de la Provenza. Si su suave modo de vida y la riqueza de su patrimonio arquitectónico seducen a los visitantes, es su especialidad la que más les atrae: ¡el famoso turrón! Desde la segunda mitad del siglo XVII, Montélimar se ha convertido en el templo de este manjar gracias, sobre todo, al cultivo de almendros en su territorio. Puedes sucumbir a este dulce en una de las muchas fábricas de la ciudad. Y para descubrir sus secretos de fabricación, diríjase al Palacio de los Dulces, Turrones y Recuerdos. El lugar también alberga varios museos y zonas de juego que harán las delicias de los niños.

10- Reims y sus galletas rosas

Reims recibe el apodo de "ciudad de los reyes" porque es aquí, en la catedral, donde los reyes de Francia fueron coronados ya en el siglo XI. Pero Reims es también la "ciudad de las burbujas", conocida por su champán en el que se moja un suculento tocador: la galleta rosa de Reims. Creado en el siglo XVII, hoy en día es producido exclusivamente por la casa Fossier. Es posible visitar la fábrica de galletas para conocer mejor la concepción de este imperdible manjar. Acompañado de vino o en una charlotte, el bizcocho rosa es un placer que no podrá rechazar

Para más información:
Las mejores cosas que hacer en unas vacaciones familiares en la Costa Dorada
Los 10 paseos más bonitos de Francia con la aplicación Decathlon Outdoor
10 ideas de viajes en tren o autocar en la región Centro-Val de Loira
Los trekkings más bellos de Asia
10 lugares en el mundo para ver ballenas
Los lugares imprescindibles de la región de Pays de la Loire
Las 5 mejores ciudades para descubrir durante un fin de semana en Francia este verano
5 buenas razones para descubrir el pueblo de Roquebrun y sus viñedos
Las 5 mejores experiencias en el Museo del Aire y del Espacio de Le Bourget
Opinión