Turismo lento: los 5 principales destinos de los cruceros fluviales sin licencia

Los cruceros fluviales son una forma de viajar que invita a reducir la velocidad y a conectar directamente con los elementos que le rodean. Esta práctica se conoce como turismo lento y consiste en vivir las vacaciones como un paréntesis en el que nos tomamos el tiempo para vivir, para admirar la naturaleza y todo lo que hace la riqueza de los territorios. Durante las escalas, podrá visitar los pueblos de los alrededores para contemplar su patrimonio, visitar lugares culturales y disfrutar de la gastronomía local. También es el momento de disfrutar de momentos felices con los seres queridos, lejos del estrés y el bullicio de las ciudades. Francia, con sus numerosos ríos a ambos lados del país, ofrece varios itinerarios que pueden realizarse a bordo de un cómodo barco y que todos los adultos, incluso los más novatos en la materia, pueden conducir. Esta es una de las grandes ventajas de este tipo de crucero: está abierto a todo el mundo, ¡sin necesidad de licencia de navegación! Aquí tiene 5 destinos para un crucero fluvial memorable en Francia

1- Crucero fluvial por el Canal de Garona y por el Baïse

Se proponen varios itinerarios en el suroeste de Francia. Es usted quien debe elegir según sus deseos y afinidades. Desde Agen, a bordo de una cómoda embarcación que podrá conducir sin necesidad de licencia, se sumergirá inmediatamente en el ambiente mientras descubre el puente del canal y sus 23 arcos, el segundo más grande de Francia después del de Briare. El Canal de Garona y la Baïse revelan varias ciudades interesantes. Mencionemos Le Mas d'Agenais y su patrimonio galo-romano, Nérac y su soberbio castillo de Henri IV, Castets-en-Dorthe y el puente Eiffel o Moissac y su apacible iglesia abacial de Saint-Pierre clasificada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Entre dos sesiones de navegación, disfrutando del sol desde el barco y del verde del entorno, también podrá hacer una parada en Buzet para pasear por los viñedos y participar en una cata de grandes vinos. En Condom, la visita al museo del Armagnac es imprescindible. Y más tarde, en Castelsarrasin, a las puertas de Toulouse, podrá pasearse por su mercado de la grasa para abastecerse de buenas aves de corral, antes de admirar su notable patrimonio religioso

2- Paseo en barco por el Canal du Midi

El Canal du Midi es una de las vías navegables más bellas del mundo El viaje en barco se realiza a la sombra de los plátanos, bajo los cuales se puede disfrutar de un picnic con sabores locales. Las frutas y verduras del sol decoran las comidas, cuando una multitud de restaurantes proponen platos locales como el cassoulet de Castelnaudary. El Canal du Midi también supone atravesar la región vinícola de Languedoc, y las bodegas de Trèbes, Homps, Capestang y Parazan tienen muchos y muy buenos vinos que ofrecer. Las paradas urbanas tienen lugar en ciudades con un patrimonio ancestral, como Carcassonne, una verdadera joya medieval. Toulouse, Béziers y Narbona también esperan a los cruceristas con su ambiente animado y sus museos. Un crucero por el Canal du Midi también puede terminar con un baño en el Mediterráneo. De corta o larga estancia, de ida o de ida y vuelta, hay muchas posibilidades de cruceros fluviales por el Canal du Midi, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

3- Descubrir la Bretaña y sus numerosos tesoros

Un crucero fluvial en Bretaña es posible con varias fórmulas. Una iniciación puede durar un fin de semana, antes de embarcarse durante una semana o incluso 10 días para conquistar los lugares clave de esta región tan apreciada por los visitantes de todo el mundo El Canal de Nantes a Brest, el Erdre y el Vilaine son algunas de las vías navegables que revelan paisajes impresionantes y un hermoso patrimonio. Por el camino, podrá detenerse en lugares tranquilos como la Plaine de Mazerolles, un espacio natural preservado con una fauna y flora notables. En la Ile au Pie, los senderos señalizados esperan a los excursionistas, a los escaladores y a los que desean nadar o disfrutar del piragüismo. La naturaleza es una invitación a hacer ejercicio en cualquier momento en Bretaña En cuanto al patrimonio, le gustará pasar tiempo en ciudades como Malestroit, magnífica con sus casas de entramado de madera, pero también en La Roche Bernard, donde las animadas calles están llenas de artesanos del arte. Escapadas medievales y marítimas, al pie de los castillos, Bretaña es también una tierra de gastronomía. Y no faltan lugares emblemáticos por descubrir, como la fábrica de sidra de Guenrouët, donde podrá aprender los secretos de la elaboración de la famosa bebida

4- Un viaje tranquilo por el Saona

Pontailler-sur-Saône, ciudad acuática por excelencia, es el punto de partida ideal para embarcarse en familia o con amigos durante unos días en un barco cómodo y totalmente equipado. Por supuesto, se tomará el tiempo necesario para explorar el centro de la ciudad, que se desarrolló en la Edad Media, antes de navegar hacia los demás tesoros de la zona. A lo largo de las esclusas y los verdes paisajes de Borgoña, disfrutará de una encantadora parada en la ciudad de Gray, tan hermosa con sus azulejos y sus monumentos de carácter como el ayuntamiento del siglo XVI o el antiguo lavadero. Otros lugares fascinantes son el castillo de Ray-sur-Saône, cuya poderosa silueta domina el pueblo y el valle del Saona. Sin olvidar el túnel de Saint-Albin, catalogado como monumento histórico, y la ciudadela de Besançon, cuyas murallas, parque de animales y diversos museos merecen sin duda una visita. Mientras tanto, Dijon habrá abierto sus puertas a los cruceristas que deseen explorar su casco antiguo y degustar algunas especialidades regionales en buenos restaurantes, siempre acompañados de los mejores vinos de Borgoña

5- Agua, piedra, coñac: un crucero fluvial de Angulema a Saintes

Un crucero fluvial de Angulema a Saintes es perfecto para variar los placeres. La naturaleza, el patrimonio y la gastronomía están en la agenda. En el corazón de los viñedos de Cognac y de la naturaleza virgen de las orillas de la Charente, las excursiones por la naturaleza son una oportunidad para intentar avistar la garza y el martín pescador o para practicar la escalada, como en el acantilado de Font qui Pisse, al oeste de Châteauneuf-sur-Charente. En los alrededores también se pueden realizar multitud de actividades: playa vigilada en verano, esquí acuático, piragüismo, senderismo, bicicleta de montaña o incluso motocross. No faltan pueblos históricos por los que pasear y contemplar sus tesoros. Mencionemos Sireuil, Saint-Simeux, un pintoresco pueblo etiquetado como "pueblos de Pierres et de Vignes", Vibrac y su arquitectura típica de la Charente, así como Bassac, bañado por la Charente. A lo largo del río, el magnífico molino real de la Baine, del siglo XVII, también merece ser visto, así como la casa donde nació François Mitterand. Y no se olvide de degustar el coñac en la ciudad homónima con su hermoso patrimonio, que le ha valido la etiqueta de "Ciudad de Arte e Historia". Es aquí donde se encuentran las grandes casas, Hennessy, Baron Otard, etc. Por último, Angulema, capital del cómic con sus paredes pintadas, y Saintes, con su excepcional patrimonio en el corazón de Saintonge, serán los otros puertos de escala que harán de este crucero un momento de gran placer. No olvide traer de vuelta el coñac y las especialidades de chocolate de la chocolatería Letuffe de Trois-Palis

Para más información:
Opinión