De la escultura de Dong Son a la influencia china

El arte vietnamita es una de las artes del Lejano Oriente más controvertidas y poco conocidas, a excepción del período de la civilización del bronce, o Dông Son, que fue descubierto y estudiado entre 1920 y 1960 en la región de Hanoi por la École française d'Extrême-Orient. Esta civilización, conocida como el arte del bronce, data de -1000 a.C., por los restos más antiguos, hasta las primeras incursiones chinas en el siglo II a.C. En su época dorada, probablemente se extendió desde la región de Tonkín hasta Indonesia, pero su unidad cultural está, sin embargo, en duda. Estos pueblos crearon una variedad de trabajos en bronce, en su mayoría rituales, muchos decorados con figuras humanas y animales y fundidos a la cera perdida. Los objetos más comunes son tambores, campanas, hachas ceremoniales y esculturas, a veces antropomórficas. Muy elaborados, son de gran finura. Algunos motivos en relieve, incluyendo la espiral, permanecieron presentes en las artes de la región incluso después de la extinción de esta civilización. Vietnam quedó entonces bajo influencia china, de ahí las analogías fácilmente identificables en los estilos arquitectónicos, la ornamentación y la escritura. Esta influencia se sintió predominantemente hasta finales del siglo XVIII, a pesar de algunos intentos de independencia entre los siglos XVI y XVII.

El lacado, una técnica ancestral

Se dice que esta técnica existe desde hace más de dos mil años. La laca es una materia vegetal, derivada del jugo lechoso del árbol de la laca (cây son), un líquido que se conserva durante dos o tres meses en cestas de bambú impermeabilizadas. El depósito se mezcla entonces con resina, aguarrás y tintes para obtener una laca de color. Es un material muy resistente a los insectos, al agua salada y al calor. Se puede aplicar sobre una multitud de soportes: madera, cuero, papel, lienzo, cestería... Fue un tal Trân Lu, patrono del gremio de los lacadores, quien, a principios del siglo XVI, trajo de vuelta las técnicas de dorado y plateado de una misión de la embajada en China. El arte de la laca lijada nació hacia 1932 por inspiración de un grupo de pintores graduados en la Escuela Superior de Bellas Artes de Indochina. Después de la composición del dibujo, se cubre con un barniz opaco (canh gian) que luego se lija, revelando imágenes y colores en efectos nunca totalmente dominados.

El grabado, un pilar de la cultura vietnamita

Hasta la introducción de las técnicas de impresión occidentales en el siglo XIX, los vietnamitas utilizaban la xilografía y la xilografía en relieve para imprimir textos religiosos, documentos de la corte e imágenes populares. Estos últimos se producen particularmente en el pueblo de Dông Hô (provincia de Bac Ninh) y en la calle Hang Trông (calle del tambor) en Hanoi. Las dos técnicas de fabricación corresponden a dos estilos diferentes.

En Dông Hô, las impresiones se hacen con la aplicación de un tablero de chapa grabado. Representan escenas tradicionales: vida en el campo, juegos tradicionales, escenas de amor y cortesía, escenas de celos... Se utiliza papel Zo (de origen vegetal), recubierto de nácar (diep). Luego es coloreado por sucesivas aplicaciones de capas correspondientes a los diferentes colores y grabado en otras tantas tablas de madera. En la calle Hang Trông, en cambio, el dibujo impreso en papel industrial se colorea con un pincel. Los grabados de Hang Trông representan principalmente imágenes religiosas (tigres blancos, santos) y traicionan una influencia china más marcada. Estas impresiones se hacen principalmente durante los 11 y 12 meses lunares para ser vendidas durante el Tet, el año nuevo vietnamita, donde decoran los hogares. Estos grabados, siempre hechos según el método tradicional, son testigos de una notable artesanía. Se pueden comprar en las tiendas de las viejas calles de Hanoi.

La pintura y el arte moderno, en el corazón de la historia colonial

La tradición de las artes figurativas siempre ha estado muy viva en Vietnam, como lo demuestran los numerosos grabados populares. Con la colonización, las artes vietnamitas del siglo XIX se vieron considerablemente influenciadas por el estilo artístico francés, que floreció principalmente en grandes ciudades como Hanoi y Ciudad Ho Chi Minh. A principios del siglo XX, se establecieron en Vietnam muchas instituciones artísticas francesas, como la Escuela de Bellas Artes de Indochina, que se inauguró en Hanoi en 1925 como filial de la Escuela Nacional de Bellas Artes de París. A partir de entonces, los artistas vietnamitas modernos comenzaron a combinar las técnicas francesas con materiales tradicionales como la seda, la laca o la porcelana, y a hibridar los códigos pictóricos, creando una mezcla única de elementos orientales y occidentales. Así nació el arte moderno vietnamita, ilustrado por grandes pintores como Nguyên Sang, Nguyên Gia Tri, To Ngoc Van o Bui Xuân Phai.

Bui Xuân Phai (1920-1988), "el pintor del alma de Hanoi

Bui Xuân Phai nació en 1920 en la aldea de Kim Hoang, famosa por su tradición de corte de madera. Se graduó en 1945 en una de las últimas clases de la Escuela de Bellas Artes de Hanoi y ayudó a dar forma a la evolución del arte moderno vietnamita, convirtiéndose en uno de los pintores más famosos del sudeste asiático en el siglo XX. Después de la Revolución de Agosto (1945), Bui Xuan Phai participó en actividades artísticas al servicio de la Revolución. Al regresar a Hanoi en 1952, trabajó en su estudio en sus temas favoritos: calles de Hanoi, retratos de familia, naturalezas muertas, fuera del paso con la pintura militante. Enseña en la Escuela de Bellas Artes y da ilustraciones a los periódicos. En 1957, se embarcó en un intento de liberalizar las artes y las letras, que chocó con la noción de arte al servicio del pueblo propuesta por el Partido. El movimiento fue suprimido por el gobierno sin dudarlo: Bui Xuân Phai escapa del campo de trabajo, pero pierde su puesto de profesor. De 1960 a 1988, disminuido físicamente por las privaciones sufridas en el maquis y privado de ingresos financieros, Bui Xuân Phai llevó una vida difícil, pero caracterizada por una fidelidad indefectible a su vocación de artista. La fama del pintor es principalmente póstuma. Sus pinturas más conocidas, que representan las calles de Hanoi bañadas por un sentimiento de soledad y melancolía, son muy apreciadas en el mercado del arte.

La fotografía, un arte que se va liberalizando poco a poco

La fotografía fue introducida en Vietnam en la segunda mitad del siglo XIX por fotógrafos europeos y de Hong Kong. Los primeros fotógrafos utilizaron este medio para documentar sitios históricos, retratar a los administradores coloniales y a la aristocracia vietnamita o capturar la vida cotidiana de las grandes ciudades. El éxito de esta tecnología radica principalmente en su potencial para difundir información sobre la Cochinchina, Tonkín y Annam por parte de los administradores coloniales, pero también en la importancia de los retratos de familia en la tradición vietnamita, especialmente en las prácticas confucianas de culto a los antepasados. Con la guerra de Indochina y la guerra de Vietnam (1946-1954 y luego 1955-1975), las prácticas de la fotografía de estudio disminuyeron en favor del fotoperiodismo o la fotografía documental, que sirvieron principalmente para documentar y transmitir las noticias de la época a un público internacional.

Desde 1986, con la liberalización de las políticas económicas vietnamitas, se ha producido una diversificación de las fuentes de financiación y una mayor libertad artística para los fotógrafos. En la fotografía documental, la censura sigue siendo un obstáculo, especialmente para aquellos cuyo trabajo podría revelar la parte inferior de la sociedad vietnamita. Del lado de la fotografía artística, han surgido varias generaciones de fotógrafos talentosos, como Bùi Xuân Huy (nacido en 1953), uno de los primeros fotógrafos vietnamitas enviados al extranjero para estudiar fotografía. Sus fotografías de las calles de Ciudad Ho Chi Minh están llenas de ambivalencia y desconcierto, son una metáfora de los cambios que afectan a su ciudad y a su país.

Una escena contemporánea que se va imponiendo poco a poco

Tras el fin de la dominación francesa, Vietnam se enfrenta a crecientes tensiones entre las religiones y los grupos políticos, que se caracterizan por un período de baja creación. Las intervenciones estadounidenses, desde los años 50 hasta principios de los 70, pusieron el país completamente patas arriba, impidiendo cualquier forma de expresión artística. Un verdadero renacimiento cultural llegó sólo tarde después de la reunificación en 1976, en la década de 1990. Las obras de los artistas que participaron en la lucha por la independencia adquirieron un gran valor, describiendo la historia del país y sus levantamientos y realizando el necesario trabajo de recuerdo. No obstante, la libertad de expresión sigue siendo limitada, y cualquier declaración que vaya en contra de las ideas del régimen es reprimida.

Si bien los artistas siguen teniendo influencias occidentales en su trabajo, las integran de manera crítica y siguen en paralelo con las técnicas y enfoques tradicionales. A lo largo de los decenios de 1980 y 1990, ciudades como Ciudad Ho Chi Minh y la capital Hanoi se afirmaron en el mercado del arte, mientras que los coleccionistas internacionales, los galeristas y los museos mostraron un interés creciente en el arte vietnamita y el número de exposiciones dedicadas a él siguió aumentando. En el propio Viet Nam, en los últimos años se han desarrollado muchos centros de arte, galerías y museos que apoyan la creación local. Ejemplos de ello sonel Factory Contemporary Arts Center y la Galería Quynh en la ciudad de Ho Chi Minh, y el Vincom Center for Contemporary Art en Hanoi. El Instituto Francés de Hanoi también es muy activo en el campo de la creación contemporánea, centrándose en los intercambios interculturales. Estos acontecimientos recientes auguran un futuro próspero para el arte vietnamita.

El arte callejero, una práctica cada vez más popular

Aunque a los turistas les gusta el arte callejero, el gobierno y la gente local no siempre son tan aficionados. Pero frente al entusiasmo de los jóvenes urbanos que buscan una escapatoria, que sólo lo practican desde hace unos años, la tolerancia se desarrolla poco a poco, y empezamos a ver cada vez más frescos floreciendo en las calles de Hanoi o de la ciudad de Ho Chi Minh. Sin embargo, este arte callejero sigue estando controlado por el Estado y sujeto a la censura - en la mayoría de los casos, los frescos son, por lo tanto, limpios y ordenados, raramente críticos, sino que llevan mensajes positivos.

Se han desarrollado instituciones para apoyar el movimiento, como la Galería de Arte Urbano Paso Gigante, una plataforma de conversación y colaboración para los artistas callejeros locales que presenta tanto obras originales como un archivo fotográfico. Para nombrar sólo uno, uno de los lugares que no hay que perderse por su originalidad es Ao Dài Lane en el distrito de Duc Thang, cuyas paredes están cubiertas de conmovedoras pinturas sobre los temas de la protección del medio ambiente, la felicidad familiar, el vínculo madre-hijo y la planificación familiar. Su autor es Cao Tri Thinh, un hombre que se destaca en la escena local desde la altura de sus casi 100 años!