Las 10 principales regiones en las que se jubilará

Para muchos de nosotros hoy en día, la jubilación significa un nuevo comienzo. Y rápidamente podemos sentir envidia de otros lugares. Un cambio de región es la oportunidad perfecta para descubrir nuevos paisajes, nueva gastronomía y lugares culturales en ciudades dinámicas. También puede ser el momento de tomar un respiro finalmente estableciéndose en un entorno rural. Si te gusta el mar, la montaña, el campo o eres urbano de corazón con el simple deseo de vivir en una ciudad diferente, hay muchos lugares en Francia que hacen felices a los nuevos jubilados. En Francia o en los DOM-TOM, aquí están las 10 mejores regiones para pasar días felices una vez que los años de trabajo hayan quedado atrás.

1- Bretaña

Si Bretaña es la felicidad de muchos turistas durante todo el año, también es un destino de elección para vivir un retiro pacífico. Con sus kilómetros de costa, los amantes del mar tienen muchas opciones. Desde la costa de granito rosa y sus espléndidas rocas hasta el salvaje Finistère y el apacible Golf du Morbihan, la región es un paraíso variable para aquellos que desean descubrir las alegrías de la pesca, la navegación y las largas horas de paseo junto al mar. En el lado de la ciudad, Dinan, Dinard, Saint-Malo o Concarneau tienen un hermoso patrimonio histórico y ofrecen muchas posibilidades de visitas. Sin olvidar el interior verde y boscoso de Bretaña donde se puede hacer senderismo y ciclismo

2- Córcega

Córcega atrae a muchas personas de la isla que desean volver al sol y a sus raíces en la jubilación, pero también a muchos continentales que desean disfrutar de su alta calidad de vida. Aunque el precio de los bienes raíces sigue siendo alto, algunos destinos como Ajaccio han atraído a más y más neo-jubilados durante los últimos diez años. Hay que decir que su casco antiguo es hermoso, al igual que su puerto y el interior lleno de pueblos auténticos. Instalarse en Córcega para la jubilación significa aprovechar el cielo azul y las suaves temperaturas durante una gran parte del año, y aprovechar la oportunidad de tomar el coche y recorrer los más bellos rincones de la isla. Caminar en el desierto de Agriates, disfrutar de la gastronomía en el pueblo de Corte y tomar el sol durante horas en las paradisíacas playas del sur de Córcega, son algunas de las mejores razones para hacer las maletas rápidamente.

3- Alsacia

Dirigiéndose hacia el este para llegar a Alsacia y sus muchos activos. Este rincón de Francia es un verdadero remanso de paz para vivir un retiro bajo los mejores hospicios. Es difícil no caer bajo el hechizo de Estrasburgo, su patrimonio y los canales que atraviesan el distrito de la Petite France. Para una atmósfera más íntima, las aldeas alsacianas, cada una más hermosa que la otra, son un puro placer para los ojos, con sus edificios de entramado de madera, a menudo coloreados a imagen de Riquewihr. Alsacia es también el placer de hacer senderismo en el Parque Natural Regional del Ballon des Vosges, de recorrer la Ruta del Vino para explorar los viñedos y disfrutar de las catas de vino. Por último, Alemania está a un tiro de piedra, y ofrece la oportunidad de cambiar de escenario a través del Rin.

4- Isla de la Reunión

La gran riqueza de Francia es también su increíble DOM-TOM. La Isla de la Reunión, departamento y región de ultramar, es una isla del Océano Pacífico situada al este de África, que permite vivir la vida en los trópicos beneficiándose de la legislación francesa y de las mismas prestaciones sociales y servicios de bienestar que en la Francia continental. La isla ofrece así a los franceses la posibilidad de vivir todo el año bajo el sol sin tener que pasar por muchos procedimientos administrativos restrictivos. Y luego entre los paseos por el Piton de la Fournaise y en el circo de Mafate, las playas de l'Ermitage y Boucan Canot con sus aguas cristalinas y la vida tranquila paseando por el mercado de Saint-Paul o el puerto de Saint-Gilles en busca de un restaurante, todo está ahí para disfrutar de la vida como debe ser.

5- Normandía

Es bien sabido que Normandía acoge regularmente a los habitantes de la región de Île-de-France que desean tomar un poco de aire fresco durante los fines de semana o las vacaciones. Para el conjunto de la población, también es una zona que ofrece muchas caras y donde hay que tomarse el tiempo para vivir. Los jubilados pueden dejar sus maletas en ciudades cargadas de historia como Caen o Le Havre, así como disfrutar de las estrechas calles y el puerto del imperdible Honfleur durante todo el año. Entre las playas de desembarco del Día D y las elegantes ciudades costeras, la costa marítima de Normandía tiene el viento en sus velas. Pero tampoco hay que descuidar la parte interior de Normandía. Desde el Pays d'Auge hasta la Suiza de Normandía, el patrimonio histórico y la verde campiña son una invitación infinita a la maravilla y al relax.

6- Polinesia Francesa

Seamos honestos, ¿quién no ha soñado con pasar su jubilación al borde de una laguna azul rodeada de cocoteros? La Polinesia Francesa, con sus paisajes de postal, es un proyecto que debe construirse bien, porque significa dejarlo todo atrás para vivir a miles de kilómetros de Francia. El precio de los bienes inmuebles es razonable, el sistema de salud es muy similar al de Francia, pero cuidado, el costo de la vida es alto. En cualquier caso, una vez establecidos, los pequeños paraísos terrestres de Tahití, Bora-Bora, Moorea y Maupiti son un refugio bienvenido para aquellos que quieren sol, nadar en aguas translúcidas y practicar deportes acuáticos durante todo el año.

7- La Riviera Francesa

También en Francia metropolitana, la jubilación puede significar cielos azules durante gran parte del año, temperaturas que se mantienen suaves incluso en las profundidades del invierno y paseos a lo largo del mar. Tienes que ir a la Riviera Francesa para esto. Desde Hyères a Nice, muchas ciudades ofrecen un entorno de vida ideal para los nuevos jubilados. Ciudades como Cannes o Manderieu-La-Napoule suelen estar en la cima de la lista de ciudades francesas donde es bueno pasar la jubilación. Es más, cuanto más te diriges a Niza, más tienes la oportunidad de pasar de los placeres del Mediterráneo a los de las montañas en un abrir y cerrar de ojos

8- Aveyron

Amantes de los espacios abiertos y los paisajes montañosos, elAveyron es un destino para pensar en la jubilación. El Larzac y su biodiversidad, la meseta del Aubrac y sus pastos o el Parque Natural Regional de los Grandes Cauces, para los que les gusta ganar altura, no faltan panoramas impresionantes y oportunidades para tomar un profundo respiro de aire fresco. Villefranche-de-Rouergue, una típica ciudad nueva de la Edad Media, Conques y su increíble patrimonio y Rodez y su interesante vida cultural son ciudades a tener en cuenta para disfrutar de un entorno ideal y un fácil acceso a la hermosa naturaleza.

9- Martinica

Martinica, un departamento francés situado en el Caribe, es también una isla que ofrece un escenario paradisíaco, entre sol, mar, naturaleza hechizante e identidad fuerte. Los jubilados están sujetos al sistema jurídico nacional para todos los actos (derecho del consumidor, transmisiones, etc.) y se benefician de las prestaciones sociales y del sistema de salud francés. En cuanto al entorno de vida, pues hay que elegir entre varios municipios de norte a sur y de este a oeste: Fort-de-France, Saint-Anne o Saint-Pierre, que ofrece una magnífica vista del Monte Pelée. El resto del tiempo se pasa en la playa como la de Les Salines con sus aguas cálidas y translúcidas, caminando en el corazón del bosque tropical, y descubriendo lugares memorables como el Jardín de Balata, el monumento a la esclavitud en el Cap 110 y el pueblo de Le Carbet, donde se supone que Cristóbal Colón desembarcó en 1502 y donde vivió el gran Gauguin.

10- El País Vasco

Una naturaleza compartida entre mar y montaña, ciudades encantadoras y pueblos emblemáticos, el País Vasco francés es el destino perfecto para un nuevo comienzo. Es cierto que la compra de una propiedad en Biarritz no está al alcance de todo el mundo, pero hay otros municipios en los que la propiedad inmobiliaria es más tranquila, como Bayona y las encantadoras residencias a lo largo del ríoAdour. ¿Y qué hay de San Juan de Luz, una ciudad encantadora con su puerto y sus tiendas de artesanía? Elegir el País Vasco para la jubilación significa darse la oportunidad de ir a esquiar a los Pirineos en invierno, de ir a nadar y disfrutar de las olas en playas como las deAnglet en verano, pero también de ir a contemplar la arquitectura única de los pueblos vascos. Finalmente, por la noche, qué mejor que un vaso de vino y algunas especialidades: embutidos, quesos y tostadas de diversos sabores.

Para más información:
Opinión