Español
  • Français
  • English
  • Español
  • Deutsch
  • 中国人

10 actividades que no debe perderse en Costa Rica

Situada en Centroamérica, Costa Rica es una delicia para los amantes de la naturaleza. Alberga el 6,5% de la biodiversidad mundial y el 2% de su territorio está reservado a parques nacionales o reservas protegidas. El país está especialmente comprometido con la protección de la naturaleza y el desarrollo del ecoturismo. Bosques verdes, volcanes, playas caribeñas y el océano Pacífico, son muchas las actividades para disfrutar en este entorno natural excepcional. Y no olvide descubrir su capital, sus ciudades y pueblos de ambiente relajado. Sus gentes viven al ritmo de Pura Vida y se cuentan entre las más felices del mundo. He aquí 10 actividades imprescindibles durante una estancia en Costa Rica.

1- Recorra los puentes colgantes de la reserva de Monteverde

Es cierto que los visitantes acuden en masa a la Reserva Biológica de Monteverde, en parte porque la espesa niebla que la cubre permanentemente la convierte en uno de los "bosques nubosos" más míticos del planeta, pero también porque es un paraíso de la naturaleza, con más de 2.000 especies de flora, 100 de mamíferos y 110 de anfibios y reptiles. También está equipado con puentes colgantes que le harán sentirse como un auténtico aventurero, por no hablar de las tirolinas, que también proporcionan mucha emoción. Cabe destacar que los senderos lo convierten en un lugar ideal para pasear cuando se viaja en familia o si se es una persona con movilidad reducida.

2- Buceo en la Isla del Caño

Durante un viaje a la costa del Pacífico de Costa Rica, no dude ni un momento en acercarse a la isla del Caño. Esta pequeña pepita se encuentra a 16 km de la península de Osa y goza de la categoría de zona protegida desde 1978. Esta isla virgen posee un paisaje espeso y verde y alberga algunos restos precolombinos. La visitan sobre todo los aficionados al submarinismo, que nadan en compañía de mantarrayas, tiburones punta blanca, tortugas, delfines y multitud de peces de colores. Incluso pueden verse ballenas jorobadas entre agosto y noviembre

3- Sea testigo de la puesta de tortugas marinas

Costa Rica es un santuario para muchas especies animales. En la costa caribeña, el Parque Nacional de Tortuguero sólo es accesible en avión o barco, tras tomar un autobús o alquilar un 4x4. Es aquí donde se puede contemplar el fabuloso espectáculo de las tortugas laúd desovando de abril a junio, y de las tortugas verdes de julio a octubre. Las visitas son guiadas y se hace todo lo posible por respetar el bienestar de los animales. Para completar la visita de este parque nacional de Costa Rica, puede planear dar un paseo en barca por los canales y cruzar la selva tropical por los senderos señalizados.

4- Rafting en el Río Pacuare

Para los amantes de las actividades sensacionales al aire libre, sería una pena perderse unas sesiones de rafting en el Río Pacuare. Este río, que fluye a lo largo de la sierra de Talamanca, atraviesa una hermosa y frondosa selva tropical. Está salpicada de impresionantes cascadas y ofrece un increíble terreno de juego para la fauna salvaje y el rafting en aguas bravas. Las excursiones pueden durar varios días. Una oportunidad única para practicar rafting varias veces y dormir al anochecer en un albergue perdido en plena naturaleza. ¡Una experiencia memorable!

5- Visita a una plantación de café en el Valle de Orosi

El Valle de Orosi es sencillamente sublime, con un pueblo homónimo rodeado de montañas y bosques vírgenes. Es uno de los destinos más bellos del Valle Central, pero también una de las 8 regiones productoras de café de Costa Rica. Así que, después de haber disfrutado de unas cuantas sesiones de senderismo por la zona para descubrir la naturaleza, debería planear una visita a una plantación de café para comprender mejor el proceso de extracción de la semilla del fruto, el secado y el tueste. Esta visita siempre se complementa con una degustación de uno de los mejores cafés del mundo.

6- Surf en la Península de Nicoya

En la costa del Pacífico de Costa Rica, la península de Nicoya es el lugar ideal para quienes desean disfrutar de un ambiente costero. Cuenta con varios kilómetros de playas de fina arena blanca, rodeadas de una naturaleza exuberante y salvaje. Los viajeros que se detengan en el pueblo de Santa Teresa encontrarán en él un lugar ideal para alojarse en un hotel o albergue juvenil, degustar la gastronomía en los pequeños restaurantes y, sobre todo, probar el surf en su magnífica playa. Con corrientes y olas, las condiciones son sencillamente ideales para coger la tabla y disfrutar de unas vacaciones deportivas bajo el sol

7- Disfruta del ambiente bohemio de Moctezuma

Siempre en la costa del Pacífico, Moctezuma es un lugar de veraneo preferido por los viajeros de espíritu bohemio. Es un lugar de desconexión total, con callejuelas de colores y multitud de puestos de fruta y otros productos locales saludables. Los lugareños son conocidos en todo el país por su calidez y amabilidad. Es un pueblo donde a uno le gusta quedarse para disfrutar de los bares, los restaurantes, la playa, sin olvidar la proximidad de las soberbias cascadas de Moctezuma. El lugar perfecto para recargar las pilas.

8- Observar el cráter del volcán Poás

Costa Rica es un país volcánico y pocos visitantes no planean subir a un volcán durante su viaje. El volcán Poás, que se eleva a poco más de 2.700 m, posee uno de los mayores cráteres del mundo. Alrededor del cráter hay un lago ácido de un sublime color azul verdoso: la Laguna Botos. El paseo ofrece la oportunidad de adentrarse en un volcán aún activo, una experiencia inolvidable y sin preocupaciones, la visita es siempre segura. En la zona, puede aprovechar para hacer senderismo en el Parque Nacional del Volcán Poás, hogar de coloridas aves y otros mamíferos.

9- Visita al Museo del Oro Precolombino

Los viajeros suelen dejar atrás la capital de Costa Rica en favor de la naturaleza y las ciudades más pequeñas. Pero San José es una ciudad cultural y dinámica que reserva muchas sorpresas. El Museo del Oro Precolombino, por ejemplo, se encuentra aquí y posee una de las colecciones más impresionantes y completas de Centroamérica. Las cerca de 1.600 piezas expuestas abren los ojos a los visitantes. Reflejan diversos elementos, como la relación entre el hombre y la naturaleza, las técnicas de orfebrería y la organización social de las poblaciones. También hay objetos étnicos, cerámicas y colecciones de monedas antiguas.

10- Conoce a la comunidad Bribri

en Costa Rica aún viven 8 comunidades indígenas. Descendientes de la civilización precolombina, la ley protege sus territorios y les otorga autonomía. Los Bribri son una de estas comunidades y están situados al sur de la cordillera de Talamanca. Esta comunidad, muy abierta y entrañable, da la bienvenida a los viajeros para que descubran su cultura, sus tradiciones y su forma de vida. También disponen de algunas habitaciones para huéspedes. Como cultivadores de habas de cacao, les gusta transmitir sus conocimientos y habilidades en la elaboración del chocolate. También se puede aprender mucho sobre plantas medicinales.

Para más información:
7 actividades imprescindibles en Lille este invierno
Disfrute de un agradable viaje en moto por la región de Tourcoing
Mesas excepcionales en Burdeos
20 sitios para ver Francia a lo grande
10 razones para visitar Suecia este invierno
5 destinos en Francia para descubrir acampando en 2023
Los 15 parques nacionales más bonitos de Canadá
Fin de semana en Disneyland París: 5 experiencias para prolongar la magia
10 buenas razones para descubrir la Serra de Tramuntana en la isla de Mallorca
Envíe una reseña