Más del 70% de la superficie terrestre está ocupada por mares y océanos, una inmensidad de azul que, una vez observada más de cerca, revela sus múltiples riquezas. Con la luz de una lámpara sola, es mucho más fácil explorar la gente y la vida salvaje del fondo marino. El buceo se trata de flotar sobre cuevas enterradas, cañones submarinos, descubrir arrecifes de coral con múltiples colores y muchos peces diferentes. Desde los cenotes de Yucatán en México hasta Koh Tao en Tailandia, el buceo consiste en aprender más sobre el lecho marino, un vasto mundo lleno de misterios. Según nosotros, estos son los lugares de buceo más bellos del mundo.

Leer también: Los lugares de buceo más bonitos de Europa

©

N°10 - La laguna de Nueva Caledonia

En medio del Océano Pacífico, al este de Australia y al norte de Nueva Zelanda, Nueva Caledonia se extiende. Esta tierra francesa en el fin del mundo contiene la laguna más grande del mundo: 1.600 km de arrecifes de coral para una superficie de 24.000 km². Clasificada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, esta laguna posee una increíble riqueza submarina e innumerables oportunidades de buceo. Desde Nouméa hasta Lifou pasando por Bourail, los sitios permiten observar cuevas, pecios, fallas.... Bucear en Nueva Caledonia es también descubrir muchos peces como el loche, el mero o el loro y, para los afortunados, la posibilidad de observar tortugas, mantarrayas o muchas especies de tiburones.

©

N°9 - Les Galàpagos, eldorado submarino

Considerado por Charles Darwin como "el paraíso de la evolución", el archipiélago protegido de Galápagos posee una increíble biodiversidad submarina. Casi 2.909 especies viven juntas! Situadas a 970 km de la costa, las Islas Galápagos están divididas en 13 islas, 17 islotes y 47 rocas. Gracias a su lejanía del continente y a la protección de algunos lugares, este atolón puede albergar más del 18% de las especies endémicas. En sus aguas crecen unas 400 especies de peces multicolores, por no hablar de las tortugas marinas y muchas especies de tiburones, como el tiburón martillo. No necesariamente hay que ir muy profundo, los arrecifes de coral se revelan con una simple máscara y un esnórquel

©

N°8 - Santuario de la Isla del Coco

Conocida como "la esmeralda del Pacífico" y declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, la Isla del Coco está situada a 23 km de la costa de Costa Rica. Muy aislada, la Isla del Coco es considerada como un santuario del ecosistema planetario. El fondo marino es excepcional, con aguas ricas en fitoplancton y corrientes. En medio del arrecife, hay bancos de peces que rodean a los buzos. Vienen de todas partes del mundo para observar rayas, tiburones martillo, tiburones de nariz blanca y el gigante y pacífico tiburón ballena. Durante la temporada de plancton, no se pierda las ballenas, e incluso el "pez rana".

©

N°7 - Espectacular atolón de Rangiroa

La riqueza de estas aguas hace del buceo el principal atractivo de la Polinesia Francesa. A 350 km al noreste de Tahití, el Atolón de Rangiroa es famoso por sus muchos lugares increíbles. El paso Tiputa, por ejemplo, permite a los buzos observar delfines, salmonetes, barracudas y tiburones por docenas. El Paso Avatoru reserva recursos naturales como cuevas. Una vez más, las sorpresas están bajo el agua. Las mantarrayas gigantes (de más de 7 m de longitud) son omnipresentes. Los buzos también descubren el atún, el tiburón gris y el impresionante "Tapete" (tiburón de punta blanca).

©

N°6 - Pecios de la Laguna de Truk

Barracudas, meros, tiburones martillo.... Tantas especies que Micronesia se reserva para todos los buceadores. Pero más allá de las especies animales, Micronesia sigue siendo conocida por su importancia histórica. Vamos a la Laguna Truk! Es, sin duda, el pecio más bello del mundo. Conocido como museo submarino, Truk Lagoon es famoso por sus cientos de naufragios y aviones del ataque aéreo estadounidense "Hailstone" del 17 de febrero de 1944. En estas aguas claras, tranquilas y poco profundas, estos barcos fantasmas han sido capaces, con el tiempo, de domar una fauna y flora muy especial

©

N°5 - Safaga y los tesoros del Mar Rojo

En Egipto, a 53 km al sur de Hurghada, Safaga, el único puerto comercial de la región, es famoso por sus largas playas de arena negra y su interminable bahía. La principal ventaja de la zona es la calidad del agua de mar, rica en minerales y los efectos beneficiosos sobre la piel. El fondo marino también es increíble. Algunos sitios están incluso entre los 10 más bellos del Mar Rojo. Panorama Reef, por ejemplo, tiene una gran concentración de anémonas y peces. Un lugar tan rico en historia desde que está en Safaga, más precisamente entre Shaab Claude y Shaab Amari, que el naufragio del famoso Salem Express, un ferry que trae de vuelta a los peregrinos de La Meca que se hundió en 1991, se encuentra a 30 m de profundidad.

©

N°4 - La imperdible Gran Barrera de Coral

Si Australia por sí sola representa el programa de toda una vida para un buceador, es porque tiene una de las áreas más ricas de vida submarina. Una visita obligada: la Gran Barrera de Coral. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es simplemente el arrecife de coral más grande del mundo. Tiene 2.500 km de largo y 2 km de ancho y está dividida en varios sectores. En el sur, los arrecifes de coral se extienden a 300 km de la orilla, en el norte, el arrecife está más cerca de la costa. Un paraíso marino en el que viven 1.500 especies de peces y 400 especies de corales.

©

N°3 - Koh Tao para todos los públicos

Conocido por albergar los arrecifes de coral más hermosos del sudeste asiático, Koh Tao en Tailandia, que significa Isla Tortuga, es el lugar ideal para buceadores principiantes y avanzados. Las aguas son poco profundas y permiten contemplar la vida marina. Con un poco de suerte, los más experimentados pueden observar la barracuda, el tiburón ballena e incluso la tortuga verde. Para principiantes, diríjase a Mango Bay (Mango Bay) en el norte de Koh Tao para realizar inmersiones fáciles. Las instalaciones atraen a los peces tropicales cerca de la orilla. Suficiente para permitirle observar una multitud de especies

©

N°2 - Misteriosos cenotes de Yucatán

Desde hace varios millones de años, los cenotes de Yucatán en México, del vocablo maya dzonot (que significa pozo de agua) son cuevas submarinas, resultado de la erosión de la roca caliza sobre las aguas subterráneas. Si los cenotes se forman con el tiempo, todos tienen su propio encanto. Su forma, color y profundidad varían de un cenote a otro. Considerado como un lugar de ritual por los mayas, los cenotes son hoy en día lugares de buceo famosos en el mundo. No se asuste, todo el mundo encontrará su felicidad: la provincia de Yucatán tiene más de 10.000 cenotes, especialmente cerca de la antigua ciudad maya de Tulum.

©

N°1 - Sumérgete en la historia en Palawan

Situada al suroeste de Manila, la provincia de Palawan es la joya de Filipinas. Bucear en Palawan no sólo es descubrir la riqueza de su fauna marina, sino también sumergirse en el corazón del conflicto de la Segunda Guerra Mundial. Diríjase a Coron Bay para aprender más sobre este período gracias a una inmersión en los pecios de barcos japoneses. El arrecife de coral del área protegida de El Nido es también una visita obligada. Bucear en estas aguas color turquesa es como esperar encontrar un dugongo, un mamífero en peligro de extinción, emblema de la República de Filipinas.

©