Petit Futé
Español
  • Français
  • English
  • Español

10 buenas razones para visitar el Belvedere de Viena

El Palacio Belvedere es uno de los edificios barrocos más bellos del mundo. Es una visita obligada durante una estancia en Viena. Consta de dos palacios separados, el Belvedere inferior y el Belvedere superior, con un espléndido jardín formal en medio con vistas a la capital austriaca. Además de ser un edificio notable con una rica historia, el Palacio Belvedere es también un famoso museo con colecciones de obras que datan desde la Edad Media hasta la actualidad. He aquí 10 buenas razones para visitar este extraordinario edificio, uno de los museos más antiguos del mundo, con sus colecciones permanentes, exposiciones temporales y un paseo por uno de los espacios verdes más elegantes de Viena.

1- Descubrir su historia y arquitectura

Construido por Johann Lukas von Hildebrandt en 1712, el Palacio del Belvedere es uno de los conjuntos arquitectónicos más bellos de Viena. La visita al monumento es una oportunidad para sumergirse en su historia. Originalmente fue la residencia de verano del príncipe Eugenio de Saboya y posteriormente fue adquirida por los Habsburgo a su muerte. El Palacio del Belvedere albergó entonces las colecciones de pintura del Imperio hasta que se construyó el Museo de Bellas Artes en el Ring. Los jardines estaban entonces abiertos al público. A partir de 1896, fue habitada por el archiduque Francisco Fernando, y desde 1903 se utilizó como museo. Aunque el monumento fue alterado por la Segunda Guerra Mundial, fue restaurado a su máximo esplendor. Desde el punto de vista arquitectónico, el Palacio del Belvedere está considerado uno de los edificios barrocos más bellos del mundo. En su elegante fachada se pueden apreciar multitud de detalles. Está dividido en dos plantas, el Belvedere inferior y el superior, y cuenta además con un invernadero y un establo de visita obligada. En el interior, las paredes y los techos son igualmente suntuosos y ricos en detalles

2- Ver la colección más extensa de Austria desde la Edad Media hasta la actualidad

El Belvedere Superior alberga la más amplia colección de arte austriaco desde la Edad Media hasta la actualidad. En la planta baja, la Sala Terrana donde se encuentra la entrada es sublime, con sus estatuas que parecen llevar el techo sobre sus hombros. La planta baja también alberga la magnífica colección de arte medieval. En la primera planta hay una magnífica serie de arte barroco, con pinturas de paisajes del Danubio a ambos lados, una selección de arte barroco del siglo XIX y la serie de bustos con muecas de Franz Xaver Messerschmidt. Una parte de la planta también alberga obras del periodo de la Secesión vienesa, la mayor colección del mundo de Gustav Klimt y la Sala de Mármol, con su magnífico techo que presenta un fresco de Carlo Innocenzo Carlone en honor al príncipe Eugenio. La colección permanente de la planta superior del Belvedere se completa con obras de maestros como Renoir, Monet, Van Gogh... La segunda planta está dedicada al arte de entreguerras y posguerra.

3- Admirar el Beso de Klimt: ¡imprescindible!

Como ya se ha mencionado, el Belvedere Superior alberga la mayor colección de obras del artista austriaco Gustav Klimt. Entre ellos se encuentran Judith y El beso. Este último óleo sobre lienzo, realizado entre 1908 y 1909, está recubierto de pan de oro y probablemente representa a Gustav Klimt dando un beso a su compañera Emilie Flöge. El Beso, que forma parte del Ciclo de Oro del pintor de la Secesión vienesa, es una de las representaciones del beso más bellas y emblemáticas de la historia del arte. Poder contemplar esta gran obra del artista en uno de los palacios barrocos más bellos del mundo es un momento inolvidable

4- Otras obras maestras de Klimt, Monet, Van Gogh y Max Beckmann

El beso y Judith son dos de las obras más importantes de Gustav Klimt que forman parte de la colección permanente del Palacio del Belvedere. Pero no hay que perderse las demás obras del artista, que incluyen retratos de mujeres igualmente impresionantes. También merece la pena ver los cuadros de famosos impresionistas franceses, como Auguste Renoir y Claude Monet. Sin olvidar a Van Gogh y La llanura de Amberes o a Elena Luksch-Makowsky yAdolescentia. El Palacio del Belvedere es un excelente lugar para viajar artísticamente a través de las épocas y las fronteras de Austria.

5- Descubra el programa de exposiciones temporales 2022 del Bajo Belvedere

El Bajo Belvedere, como parte del conjunto arquitectónico único del Palacio del Belvedere, ofrece a los visitantes exposiciones temporales que complementan las colecciones permanentes. Así que no deje de consultar el programa cuando planee un viaje a Viena en 2022. Tras un periodo de renovación, el Bajo Belvedere ha celebrado su reapertura con la exposición "Dalí - Freud, una obsesión ", que estará abierta hasta el 29 de mayo de 2022. Esta es una oportunidad para descubrir cómo la obra de Freud inspiró al gran pintor surrealista catalán. Hasta el 4 de septiembre de 2022, la exposición "Viva Venezia " sumerge al público en el corazón de las obras de artistas austriacos e italianos que han plasmado episodios de la historia milenaria de Venecia, antes de abordar la cuestión del vínculo histórico entre la ciudad véneta y Austria. A partir de 2023, la exposición "El Belvedere, 300 años de arte " (del 2 de diciembre de 2022 al 7 de junio de 2024), que repasa las diferentes funciones que ha desempeñado el edificio a lo largo de los años y el lugar esencial que ha ocupado el arte. Por último, está la exposición "Klimt. Inspirado por Van Gogh, Rodin, Matisse..." (3 de febrero de 2023 - 29 de mayo de 2023), durante la cual una yuxtaposición de obras permitirá a los visitantes descubrir los grandes nombres que inspiraron a Gustav Klimt.

6- Paseo por los jardines

Si el descubrimiento del Palacio del Belvedere es un gran momento de arte y arquitectura, la visita incluye también un paseo por sus espléndidos jardines formales diseñados por Dominique Girard, alumno de Le Nôtre que también trabajó en la creación de los jardines del Castillo de Versalles. Este magnífico espacio, compuesto por tres terrazas que unen los Belvederes Superior e Inferior, está formado por elementos acuáticos y grandes bulevares, algunos de los cuales ofrecen una impresionante vista de Viena. Hay estanques, fuentes, estatuas y un gran número de plantas. Todo el conjunto es uno de los jardines barrocos más bellos de Europa, un lugar para pasear y meditar.

7- Disfrutar de las zonas de descanso

Después de visitar el Palacio del Belvedere y sus colecciones de arte y antes de dar un paseo por los jardines, ¿por qué no se detiene en la tienda para llevarse un recuerdo o en uno de los cafés para hacer una pausa gastronómica? En el Belvedere Superior, el Schlosscafé acoge a los visitantes en un ambiente elegante y ofrece cocina tradicional austriaca, bollería y tés y cafés vieneses. La cafetería Park, recientemente inaugurada en la parte baja del Belvedere, es otro lugar para disfrutar de una bebida y un merecido descanso.

8- ¡Una institución que celebrará su 300 aniversario en 2023!

La construcción de la residencia de verano del príncipe Eugenio de Saboya tardó una década en completarse en 1723. A lo largo de su singular historia, el edificio ha tenido la condición de residencia real y ha acogido las fiestas de la corte austriaca. También fue el lugar donde se firmó el Tratado de Estado de Austria en 1955 y sigue siendo hoy uno de los museos más bellos del mundo. Para celebrar su 300º aniversario, el Palacio del Belvedere de Viena está planeando una exposición excepcional que recorrerá el papel cambiante de este emblemático e importante edificio a través de los tiempos. Cuidado con eso

9- Proximidad al centro de la ciudad y fácil acceso

Es muy fácil visitar el Palacio Belvedere durante una estancia en Viena, ya que está muy cerca del centro de la ciudad. Por lo tanto, se puede llegar en transporte público. La línea de metro U1 hasta la estación Südtiroler Platz-Hauptbahnhof y un paseo de 10-12 minutos durante 1 km le llevarán al Alto Belvedere. También puede tomar los tranvías D, O y 18 o el autobús 13A. Por último, la principal estación de tren de Viena está a sólo 750 m del Belvedere Superior, a 8-10 minutos a pie. El tranvía 71 hasta Rennweg o el tranvía D hasta Schwarzenbergplatz son formas fáciles de llegar al Bajo Belvedere. Para los caminantes, se puede llegar a esta parte del Belvedere en 20 minutos a pie desde la Catedral de San Esteban de Viena

10- No hay que hacer cola con el nuevo sistema de reservas online

No es necesario hacer cola durante horas para comprar una entrada para visitar el Palacio Belvedere. Ahora es posible reservar en línea visitando el sitio web del edificio. El proceso es sencillo e intuitivo, desde la selección de los lugares a visitar hasta el pago con tarjeta de crédito. Esto es un verdadero ahorro de tiempo. El Palacio Belvedere está abierto todos los días. Incluso con la compra de una entrada en línea, es aconsejable llegar un poco antes de la hora de apertura para poder acceder al monumento lo antes posible, especialmente si la visita tiene lugar durante el periodo estival

Para más información:
Las mejores cosas que hacer en unas vacaciones familiares en la Costa Dorada
Los 10 paseos más bonitos de Francia con la aplicación Decathlon Outdoor
10 ideas de viajes en tren o autocar en la región Centro-Val de Loira
Los trekkings más bellos de Asia
10 lugares en el mundo para ver ballenas
Los lugares imprescindibles de la región de Pays de la Loire
Las 5 mejores ciudades para descubrir durante un fin de semana en Francia este verano
Las 5 mejores experiencias en el Museo del Aire y del Espacio de Le Bourget
5 buenas razones para descubrir el pueblo de Roquebrun y sus viñedos
Opinión