Tomar el avión por primera vez puede ser estresante: llegar a tiempo, aparcar el coche, encontrar el muelle de embarque... Hay que organizarse para estar listo el día. Tenga la seguridad y siga estos pocos consejos para viajar con tranquilidad.

Cosas para recordar de camino al aeropuerto

Cuando se viaja, es importante tener todos los papeles al día. Escriba la lista de documentos que necesitará y haga los arreglos necesarios para obtenerlos antes de reservar su vuelo.

Un documento de identidad válido es obligatorio para viajar dentro de la Unión Europea. Sin embargo, si planea viajar fuera de esta zona, debe estar en posesión de un pasaporte válido. Además, algunos países también requieren una visa de turista.

Por supuesto, no te olvides de los billetes de avión. Si ha optado por un billete sin papel, recuerde cargar su smartphone. Sigue siendo preferible imprimir su boleto para acelerar el proceso de registro.

Además, concierte una cita con su asesor bancario antes de la salida para discutir sus medios de pago en el extranjero. De hecho, sería una pena encontrarse en el lugar y no tener acceso a su cuenta bancaria.

Una vez que haya reunido estos elementos esenciales, piense en lo que necesitará en el lugar, como un cargador de teléfono, un pequeño botiquín de primeros auxilios y su guía de viaje. Sin embargo, no olvide preguntar sobre los criterios impuestos por las aerolíneas en relación con el peso y las dimensiones del equipaje

Las diferentes etapas una vez en el aeropuerto

Para todos aquellos que lleguen al aeropuerto en coche, se recomienda encarecidamente reservar una plaza de aparcamiento para la duración del viaje. Muchos de los principales aeropuertos, como el de París-Charles de Gaulle, ofrecen asientos de pago. Para evitar cualquier decepción en el Día D, es mejor reservar su lugar de estacionamiento en Roissy u Orly con anticipación en Internet. Para aparcar su coche a un coste menor, también puede encontrar aparcamientos privados situados cerca de los aeropuertos. Generalmente más baratos, son una alternativa de aparcamiento económica e interesante, que incluye también una lanzadera que le llevará a su terminal con su equipaje

En general, es necesario llegar al aeropuerto con dos horas de antelación para un viaje dentro de Francia o Europa, y tres horas para un vuelo de larga distancia. Una vez en el vestíbulo, asegúrese de leer el tablón de anuncios para asegurarse de que el avión está a tiempo y para saber en qué puerta y terminal se encuentra.

Si la aerolínea no ofrece facturación en línea, o si no ha tenido la oportunidad de imprimir la tarjeta de embarque y la etiqueta de equipaje, puede hacerlo en un quiosco o mostrador de facturación dentro del aeropuerto.

Luego, en el avión, el equipaje debe ser colocado en la bodega y un mostrador está especialmente dedicado a su depósito. Los oficiales pesan la maleta y la etiquetan para su identificación antes de que sea almacenada en el avión.

Después de esto, se llevará a cabo un control de seguridad. De hecho, la seguridad en los aeropuertos se ha reforzado considerablemente en los últimos años. Una vez que sus pertenencias personales se hayan depositado en la caja de seguridad prevista para ello, deberá pasar por el pórtico que puede o no detectar la presencia de objetos potencialmente peligrosos a bordo de la aeronave.

Finalmente, entrará en la zona de embarque. Esto significa que pronto estarás subiendo al dispositivo. Si llegas temprano, puedes aprovechar el área de Duty Free. Sin embargo, es importante llegar a la sala de embarque con suficiente antelación antes de que se cierren las puertas, unos 20 minutos antes. Tan pronto como las azafatas llegan, un evento sigue a otro, usted presenta su identificación y su tarjeta de embarque, se sube al avión, y luego va al asiento indicado en la tarjeta. ¡Ya está establecido y el despegue es inminente!