Las compañías aéreas, los sitios web de reservas de hoteles y de alquiler de coches que utilizamos para organizar nuestros viajes se basan en la ubicación de los clientes para fijar los precios, gracias a la dirección IP. Tarifas que varían en función de la oferta y la demanda. Dado que los clientes de distintos países no pueden destinar el mismo presupuesto a la reserva de un billete de avión o una noche de hotel, las empresas y los establecimientos establecen varias parrillas de precios en función del país desde el que se realiza la reserva. En consecuencia, para pagar menos por un hotel en Tokio, por ejemplo, es interesante utilizar una VPN y geolocalizarse en varios países. Esto le permite comparar los precios de diferentes lugares del mundo, y luego elegir el más atractivo para ahorrar dinero. Explicaciones.

¿Cómo puede utilizar este consejo para su próximo viaje?

Tomemos el ejemplo de reservar una noche de hotel en Tokio desde París para un próximo viaje.

Una VPN es un software que se descarga en el ordenador, la tableta o el smartphone, y al que se suscribe. Le permite cambiar su ubicación geográfica con un solo clic y, por tanto, sustituir su dirección IP original por una local. Gracias a esta herramienta, los viajeros pueden geolocalizarse en varios países y comparar los precios de una noche de estancia en el mismo hotel de Tokio. En efecto, al situarse en París, Tokio o Estambul, uno descubre que las tarifas ofrecidas para el alojamiento son diferentes. Una vez que haya encontrado el mejor precio, sólo tiene que hacer la reserva.

En Francia, una de las VPN más utilizadas es NordVPN, que además tiene un periodo de prueba de 30 días. En cuanto al precio de la suscripción, sin embargo, es posible comparar las diferentes ofertas consultando la comparativa de las mejores VPN.

Utilizar una VPN es fácil. Una vez descargado el programa, sólo hay que seleccionar el país en el que se quiere simular una conexión y, a continuación, acudir a los sitios de reserva de hoteles, o a las compañías aéreas, para conocer las tarifas. La idea es simular una conexión desde diferentes países para comparar precios y encontrar el mejor.

¿Por qué los precios varían tanto de un país a otro?

Los precios de los billetes de avión y las noches de hotel varían principalmente en función de la oferta y la demanda. Cuando hay mucha demanda en un país determinado, los precios tienden a subir. Por el contrario, si se encuentra en un país donde hay menos demanda, son más bajos. Del mismo modo, los precios de las aerolíneas y los hoteles no son los mismos en función del país de compra, ya que para determinarlos se tienen en cuenta los siguientes elementos: la renta media del país, el perfil de los compradores y la moneda elegida. Lógicamente, las tasas serán más bajas en los países con un nivel de vida más bajo.

También es importante saber que las empresas de transporte y los hoteles practican lo que se conoce como Yield Management, que consiste en particular en aumentar las tarifas cuando se visita el mismo sitio varias veces. El uso de una VPN convierte a la persona que navega por Internet en un nuevo cliente con cada nueva visita. De este modo, permite eludir esta práctica. Lo mismo ocurre con las cookies, que son archivos de datos creados por los sitios web y almacenados por el navegador. La VPN evita que los sitios web almacenen datos y, por tanto, que los precios varíen en función del perfil de cada usuario.

En conclusión, el uso de una VPN, que ofrece a los viajeros la posibilidad de geolocalizarse desde varios lugares del mundo para comparar los precios de los billetes de avión o de las noches de hotel, es la solución más eficaz para conseguir un ahorro real. Además, al utilizar la VPN, uno puede comparar las ofertas en varios sitios y en diferentes momentos del día, dos parámetros que también hacen variar los precios