10 actividades para mantener a tus hijos ocupados en vacaciones (¡éxito garantizado!)

Las vacaciones se acercan rápidamente y ya te estás preguntando cómo mantener a tus pequeños ocupados durante estos dos meses Sí, el verano es largo y la euforia de los primeros días de descanso ha pasado, pero es cierto que el aburrimiento llega muy rápido Pero que no cunda el pánico Hay muchos consejos para mantener a tus hijos ocupados: Petit Futé le ofrece diez actividades divertidas e inteligentes. Que se comparta masivamente para ayudar a todos los padres en crisis!

N°10 - Visita a una granja

Reservada a los pequeños habitantes de la ciudad, esta actividad es una oportunidad para descubrir cómo se produce la mantequilla, de dónde viene la leche (¡no, no, no puedes encontrarla en el supermercado!) y por qué es bueno comer verduras. Los niños también podrán ver de cerca e incluso acariciar a los animales que tanto les gustan en los libros y los dibujos animados. Para los padres, es el momento de abastecerse de verduras y queso durante la visita a la granja

N°9 - Hacer una cabaña en los árboles

El incipiente Robinson Crusoe estará encantado de construir su pequeña casa, siempre bajo la atenta mirada de los padres, ¡por supuesto! Madera, palets, cajas de cartón.... Reúna todo el equipo necesario y empiece a trabajar! Ya verás, ¡no es tan complicado! Y si realmente no le gusta la idea de dejar su acogedor nido, sepa que las sábanas y los cojines harán un castillo muy bonito para sus hijos!

N°8 - Dar largos paseos

El verano también es el momento de tomarse un respiro, de escapar de la vida cotidiana y de estar con la familia. Para dar un paseo, no hace falta ir al fin del mundo: seguro que cerca de ti hay un bonito sendero o un parque aún desconocido. Algunas rutas de senderismo también son adecuadas para los más jóvenes. Hazles participar en la preparación de la ruta estudiándola con ellos la víspera: ¡se interesarán aún más por los paisajes que encontrarán!

N°7 - Realización de actividades manuales

Sin escuela ni deberes, las vacaciones de verano son el momento perfecto para desarrollar la faceta artística de tu pequeño Dibujo, masa de sal, cerámica o pintura: la elección es amplia y las posibilidades infinitas. Seguramente no serán todos futuros Botticellis, pero estas pequeñas creaciones serán un bonito recuerdo dentro de unos años. Y luego, también podrías entrenarlos para los futuros Días de la Madre y del Padre... ¡Quizá esta vez te escapes del collar de fideos!

N°6 - Ir a un parque de aventuras

Desde hace unos años, los parques de aventura son muy populares entre los niños. ¿Qué puede ser mejor que trepar a los árboles con total seguridad? Las tirolinas, los puentes de mono y otros recorridos sorprendentes permitirán a su hijo pequeño superarse a sí mismo y asumir retos en un parque de aventuras. Ideal para darle confianza en sí mismo. Si ya tiene miedo a las alturas, opte por un parque de atracciones tradicional: ¡una apuesta segura!

N°5 - Lleva un registro de todas tus aventuras de verano

Es hora de desarrollar sus habilidades literarias Regálale un bonito cuaderno donde pueda dibujar y anotar sus sentimientos del día a día. Es bien sabido que las vacaciones de verano suelen ser una época de grandes descubrimientos y encuentros... Así, este cuaderno de bitácora podría convertirse rápidamente en un diario personal El único inconveniente es que no es posible con el hijo menor de tres...

N°4 - Hacer un picnic en el campo

Los días soleados son un buen momento para cambiar de hábitos: en cuanto salga el sol, prepara el mantel de cuadros e improvisa una comida o cena en el campo, ¡en un parque o en el campo! Haz que tu hijo participe en la preparación de la comida. Disfrutará de sándwiches de jamón y ensaladas mixtas antes de salir a dar un paseo digestivo

Nº 3 - Descubrir las actividades acuáticas

Para muchos, el verano es sinónimo de playa y sol: ¡El 45% de los franceses pasan sus vacaciones de verano junto al mar! Ya sea en la piscina o en la costa, el buen tiempo es el momento ideal para aprovechar las actividades acuáticas: la natación, el piragüismo e incluso el rebote divertirán a sus hijos y les dejarán un recuerdo excepcional. Y un buen baño en el mar también le hará mucho bien

N°2 - Hacer un herbario, descubrir la flora

¿Se va de vacaciones a una nueva región o incluso a un nuevo país? Aproveche esta oportunidad para ayudar a su hijo a descubrir la fauna y la flora que le rodea Con un poco de pegamento, un bonito cuaderno y un montón de flores recogidas durante vuestros paseos, verás cómo le coge rápidamente el gusto a la botánica. Y si el método tradicional te parece anticuado, ¡hay incluso aplicaciones móviles para crear tu propio herbario digital!

N°1 - El famoso concurso de castillos de arena

Actividad veraniega por excelencia, construir un castillo de arena siempre pone eufóricos a nuestros pequeños. Armados con un cubo, una pala, un rastrillo y un colador, pueden construir y deconstruir sus creaciones durante horas. Siéntase libre de iniciar una competencia entre todos los niños antes de comenzar a juzgar. Mientras tanto, puedes tomar el sol tranquilamente

No olvide su lista de viaje

Cuando uno se va de vacaciones, tiene que hacer las maletas Los niños necesitan muchos juguetes, accesorios y cualquier otra cosa sorprendente en su equipaje. Y, por supuesto, ¡no olvide el famoso doudou! Para ayudarle a organizar su equipaje, he aquí una lista de artículos esenciales que debe meter en las maletas de sus hijos:
- Juguetes, libros, lápices de colores y cuadernos de dibujo para mantenerlos ocupados en las tardes de verano
- Una botella de agua aislada para mantenerse hidratado todo el día. Ideal para picnics, excursiones o actividades deportivas.
- Para el picoteo: galletas, compotas o aperitivos para poner en tu fiambrera personalizada.
- ¡Mucha ropa! Entre las manchas, el calor y las caídas, asegúrate de tener mucha ropa de repuesto: pijamas, bodys, camisetas, bañadores, gafas de sol, etc. Para las vacaciones al sol, elige materiales ligeros como el algodón.
- Una manta o chupetes: imprescindibles para evitar el llanto durante el viaje en coche o para pasar noches tranquilas.
- Un neceser: algodón, spray, pañales, gel de ducha, champú, cepillo de dientes, pasta de dientes, cortaúñas, etc.
- Documentos de viaje: cartilla sanitaria, cartilla de familia, cartilla de vacunación y carné de identidad de los niños
- Un botiquín de primeros auxilios: no olvides incluir un termómetro, suero fisiológico, crema solar, vendas, paracetamol y repelente de mosquitos.

Consejo de Petit Futé: para los campamentos de verano, no olvides utilizar etiquetas de plancha para marcar los nombres y apellidos de tus hijos y evitar el intercambio de ropa con los amigos

Para más información:
Opinión