La sociedad Petit Futé

¡Desde 1976, las mejores direcciones desde el fin del mundo hasta el final de la calle!

Todo comenzó en 1976 con dos estudiantes del H.E.C.: Dominique Auzias y Jean-Paul Labourdette, que se conocieron en las clases preparatorias del Liceo Fermat de Toulouse. Tras esta reunión, decidieron publicar una pequeña guía de la ciudad de Nancy

La apuesta fue más que exitosa ya que hoy, el grupo editorial Nouvelles Editions de l'Université publica en varios idiomas las guías del Petit Futé, hasta el punto de que cada día aparecen cuatro guías nuevas que acompañan a los viajeros a más de ochocientos destinos, entre ellos más de cien exclusivos, en 189 países de todo el mundo. Nouvelles Editions de l'Université es ahora uno de los primeros grupos editoriales independientes en el mundo del turismo.

Del pasado al presente, algunos datos sobre el Petit Futé

Las ventajas del Petit Futé

Autores autóctonos
Para cada uno de sus títulos, Le Petit Futé se beneficia en todo momento de la presencia sobre el terreno de un equipo competente. Así, para cada nueva edición, se revisa, corrige y desarrolla el contenido editorial y se prueban y visitan los establecimientos.

Una sólida reputación
Le Petit Futé goza de una gran reputación en Francia, en los territorios franceses de ultramar, pero también en Bélgica, Suiza y Canadá. Las guías Petit Futé se distribuyen ampliamente en librerías y grandes superficies. El Petit Futé es socio de los principales medios de comunicación turísticos y sigue acrecentando su presencia en los principales encuentros nacionales e internacionales de profesionales del turismo.

Una total independencia
Después de treinta años en el mercado, el Petit Futé puede presumir de haber sido siempre una editorial independiente.

Una total independencia. Desde su creación, el Petit Futé siempre se ha enorgullecido de ser una editorial independiente y ha brindado una información que se ha adaptado a las nuevas tendencias de consumo. El lector típico del Petit Futé está siempre en busca de la novedad, no tiene hábitos de consumo fijos. Busca aprovechar al máximo su tiempo de ocio y beneficiarse de la mejor relación calidad-precio, tanto en sus compras como en sus viajes. A lo largo de su existencia, el Petit Futé ha sabido adaptarse a las diferentes y nuevas formas de consumo. Y aunque todavía se necesitan "buenos planes", ahora son los buenos restaurantes, los bellos hoteles, los alojamientos con encanto, los gimnasios, los campos de golf, etc., los que complementan la información de todas estas direcciones ¡cada vez más inteligentes!

Opinión