¿Quién no ha soñado con escapar, aunque sea por un momento, a un mundo donde la naturaleza ha permanecido igual que el primer día, un lugar donde el sentimiento de libertad permanece omnipresente, un lugar que es a la vez mágico, maravilloso y muy real? Australia, eso es... y más. Las extensiones son infinitas y los paisajes conocen mil colores, mil formas, que sorprenden constantemente por su belleza. La isla-continente está habitada por animales con nombres extraños como quokka, wombat o casoar. Si algunos de ellos nos resultan familiares, como el emú, el canguro y el koala, rápidamente nos damos cuenta de que sabemos muy poco sobre ellos... y que lo mismo ocurre con otros cuyos nombres nos resultan más familiares. ¿Qué sabemos de los camellos salvajes de los desiertos centrales o de los cocodrilos marinos y de agua dulce del Norte? Nada, o no mucho para la mayoría de nosotros. En cuanto a la epopeya de los hombres, se cuenta en dos historias. Dos historias que se suceden, se superponen y luego se entrelazan para convertirse en una sola. Está la de los aborígenes, que se remonta a varias decenas de miles de años y se extiende desde las primeras pinturas rupestres, la invención del bumerán y el didgeridoo (instrumento de viento) hasta las primeras luchas por reclamar la tierra. Y luego la más reciente del hombre blanco y sus conquistas, de todo lo que tuvo que hacer y soportar para conectar por carretera, luego por ferrocarril, las extremidades de una tierra árida, separadas por más de 3.000 Km. de costa a costa, la época de las carreras de oro y las minas fantasmas, de los nuevos emigrantes y sus sueños de libertad, riqueza y éxito. El australiano de hoy en día vive principalmente en ciudades modernas. Pero estas ciudades son sólo unas pocas en la inmensidad. El Outback y sus granjas de cría, los criaderos de ganado, representan un estilo de vida muy diferente para el "australiano" en Sydney o Melbourne. Los vaqueros no están muertos: los rodeos, la música country y los polvorientos pubs del desierto están ahí para recordárnoslo.

Sí, Australia es sin duda el país de todos los sueños y esperanzas. Un país donde las tradiciones ancestrales y la rusticidad del interior todavía tienen su lugar junto al modernismo de las grandes ciudades. En el camino hacia un viaje emocionante, un viaje hecho de encuentros improbables, descubrimientos sorprendentes y un perpetuo gusto por la aventura.

El equipo editorial

Gracias a Pascale Gerson, Philippe Henry, Marine Thomas, Michelle Meffre, Sophie Bolzinger, por su investigación in situ, así como a Tony y Lolitta Laurent, Annette Gaborit, Catherine Martel, Deborah Rock, Hannah Brodie Hall, Thomas Berera, Annette Holmes, Shaun Perrett, Marina Dreher, Gino Marchione y Jennifer Vandaele.

Los lugares imprescindibles South Australia

Organice su viaje South Australia

Transporte
  • comp_pv_maritime
Alojamiento
  • Encontrar un hotel
  • Alquiler de vacaciones
  • Alquiler Airbnb
  • Encuentra tu camping
Estancias
  • Viajes a medida
Servicios / Presencial
  • Actividades de Airbnb
  • Reserva una mesa
  • Actividades y visitas

Fotos South Australia

Para descubrir en el Petit Futé
Opinión