Petit Futé
Español
  • Français
  • English
  • Español

Los 10 mejores lugares de Francia en los que se puede pensar que se está en el extranjero

Francia es conocida por sus variados paisajes. Desde la bucólica campiña hasta la alta y media montaña, desde el mar hasta los viñedos, hay algo para todos. Lo mejor es que algunos de ellos nos dan la impresión de haber volado más allá de nuestras fronteras. La sensación de caminar por las frondosas tierras de Canadá, de pisar la arena de una playa de la Polinesia o incluso de acercarse a las curiosidades geológicas turcas, todas estas experiencias son posibles en suelo francés y son destinos a los que llegar para unas futuras vacaciones con diferencia

1- Cap Blanc-Nez en Pas-de-Calais, un aire de Irlanda

Situado a unos diez kilómetros al oeste de Calais, el Cap Blanc-Nez es una joya de la Costa de Ópalo. El paisaje se compone de altos acantilados de piedra caliza que se sumergen en el mar y están dominados por un páramo verde y ondulado. Numerosos senderos ofrecen la oportunidad de cruzar los prados y ver el ganado, antes de descender a la playa y acercarse a los restos de un blocao. No cabe duda de que la zona recuerda en muchos aspectos a algunos de los paisajes emblemáticos de la costa irlandesa, especialmente cuando el tiempo es húmedo y la niebla se extiende.

2- Los ocres de Rustrel, un viaje a través del Atlántico

Para todos los aficionados al gran Oeste americano, encontrarán paisajes similares a los de Colorado cerca del encantador pueblo de Rustrel, en el Luberon. La zona ha sido apodada el Colorado de la Provenza. Es poco creíble, pero sí, el paseo lleva al borde de los acantilados con brillantes tonos rojos, amarillos y naranjas, que contrastan con el macizo forestal. También por sus colores, estas canteras de ocre fueron explotadas por el hombre en los siglos XIX y XX. Hay varias rutas de senderismo para empaparse del ambiente del lugar, una de las cuales es el Chemin des Fées. Sólo faltan los vaqueros y los indios, y creerás que has cruzado el Atlántico.

3- El archipiélago de Glénan, bienvenido a la Polinesia

Estos siete islotes de increíble belleza se encuentran frente a la costa de Concarneau, en Finistère. El mar translúcido, las largas playas de arena blanca, la vegetación y los paisajes que ofrece recuerdan a los países tropicales, ¡salvo que estamos en Bretaña! Nadie duda de la belleza de los paisajes de esta región ineludible de Francia, pero aquí, observando las gradaciones de azul del océano, resulta casi desconcertante. La mejor manera de empaparse de este excepcional entorno natural es recorrer la isla de Saint-Nicolas, con sus magníficas vistas al mar. Y para tener la sensación de sobrevolar la Polinesia, nada como un viaje en helicóptero. Una visita obligada

4- El Marais Poitevin, un paseo por los bayous de Luisiana

En Luisiana, los bayous son las zonas pantanosas de agua procedentes de los ramales y meandros del río Misisipi. No se topará con ningún caimán mientras pasea por el Marais Poitevin, pero los paisajes que se revelan son muy similares a los del estado del sureste de Estados Unidos. A modo de recordatorio, el Marais Poitevin es un lugar único en Francia, que atraviesa las regiones de Deux-Sèvres, Charente-Maritime y Vendée. Para descubrir esta Venecia verde, hay que sentarse a bordo de un barco y atravesar los numerosos túneles formados por los árboles. Así podrá observar la naturaleza y escuchar la fauna, que está presente en gran número. Anguilas, garzas, nutrias y muchas aves migratorias habitan la zona

5- La meseta de los mil estanques en Haute-Saône, como en Canadá

Paisaje nacido de la formación de cuencas tras la desaparición de los glaciares hace 12.000 años y de la actividad humana, la meseta de los mil estanques es un tesoro del parque natural de los Ballons des Vosges. El lugar es una delicia para los amantes de los espacios abiertos, con lagos para pescar y bosques para pasear. Los paisajes dan ganas de jugar a los tramperos porque, sí, rápidamente se tiene la impresión de haber llegado a tierras canadienses. Un consejo: aprovecha el otoño para perderte, los colores de las hojas refuerzan la sensación de estar caminando por el norte de América.

6- La Camarga es el Altiplano

Aunque a priori pueda parecer difícil comparar la Camarga con los paisajes de un territorio situado a 4.000 m de altitud en plena cordillera de los Andes, existen sin embargo algunas similitudes entre estos dos excepcionales entornos naturales. En primer lugar, hay muchos flamencos rosados, atraídos por las lagunas salvajes e increíblemente coloridas de ambos territorios. No hay llamas en Francia, pero sí caballos y ganado alimentándose en los prados. Una estancia en la Camarga es siempre un cambio de aires. Más aún cuando se tiene la sensación de estar en Sudamérica.

7- Los órganos de Ille-sur-Têt, una escapada a Turquía

La región de Capadocia, en el centro de Anatolia (Turquía), es famosa por sus paisajes que parecen de otro mundo, y en particular por sus insólitas formaciones rocosas: las chimeneas de hadas. La buena noticia es que se pueden ver maravillas geológicas similares en suelo francés, en el yacimiento de Orgues d'Ille-sur-Têt, a sólo 30 minutos de Perpiñán. Enclavada en el corazón de un paisaje verde, esta joya mineral se puede contemplar desde las numerosas rutas de senderismo que se han trazado para el deleite de los amantes de los parajes naturales insólitos.

8- Riquewihr, como un paseo por un pueblo alemán

Las coloridas casas con entramado de madera, las murallas y las numerosas calles empedradas hacen pensar rápidamente en un pueblo del otro lado del Rin. Sin embargo, el hermoso pueblo de Riquewihr se encuentra en Francia, en la bella región de Alsacia. Aquí se puede hacer una parada en la Ruta del Vino de Alsacia y todo el lugar es encantador. Los muros circundantes perfectamente conservados, las fachadas de las casas con entramado de madera con sus brillantes colores, los puestos... Es un buen lugar para pasear y cada calle tiene algo que revelar. Por supuesto, una estancia en Riquewihr no puede ser perfecta sin un paseo por los prestigiosos viñedos de los alrededores

9- El meandro de Queuille, una expedición al Amazonas

El pueblo de Queuille está situado en el Puy-de-Dôme. Es aquí donde se encuentra un mirador llamado "Le Paradis", que ofrece un panorama excepcional del meandro formado por el río Sioule. Este meandro, de 2 km de longitud, abraza la península de Murat. Aunque en su día estuvo habitada y cultivada, ahora está cubierta por un espeso bosque. La exuberante vegetación del lugar, las ondulaciones del curso de agua, todo recuerda a la selva amazónica y es por ello que el lugar lleva el sobrenombre del Amazonas de Auvernia. El meandro de Queuille es un paisaje fascinante y exótico para observar, algunos incluso ven allí la cabeza de una tortuga.

10- El Pasaje Brady, India en París

Hay un lugar muy exótico en el corazón de la capital francesa, un lugar que da la sensación de haber tomado un avión a la India. Este lugar es el Passage Brady en el distrito 10. Situada entre la calle del Faubourg-Saint-Martin y el bulevar de Estrasburgo y coronada por un gran techo de cristal, esta auténtica Pequeña India está llena de tiendas de productos indios. También hay peluquerías y restaurantes indo-pakistaníes. El lugar es recomendable para degustar un buen curry. Un viaje sensorial, visual y gastronómico apreciado por parisinos y visitantes.

Para más información:
Los 4 mejores destinos para las vacaciones familiares en Francia
¿Qué camping elegir en Ardèche? Estos son 10 campamentos imprescindibles
¿Qué camping elegir en Bretaña? Selección de 10 campings imprescindibles
5 razones para visitar el Castillo de Castelldefels en la provincia de Barcelona
Aquí tiene 10 campings que no debe perderse en el Var
¿Qué camping elegir en la Vendée? Aquí tiene 10 campings imprescindibles
5 ciudades a menos de dos horas en tren de París donde pasar un día o dos
Los 4 mejores destinos de Francia para unas vacaciones junto al mar
Los trekkings más bellos de Asia
Opinión